Semana Santa bendice a Balnearios

Este fin de semana los centros acuáticos registraron mayor afluencia importante. Incluso aseguran que este año fue mejor que otros.

León, Gto.

La semana santa fue una bendición para los balnearios.

Los centros acuáticos de la región registraron afluencia importante.

Armando Zúñiga, gerente del Parque acuático de Comanjilla dijo que este fue un mejor año que 2013. "Bastante bueno ya que es temporada alta y la gente busca divertirse en los balnearios y parques acuáticos. De jueves a domingo fue lo mejor. Hubo un aumento", contó.

En el domingo de resurrección los balnearios lucían bien poblados. Las familias se trasladaron para redondear su semana mayor.

Valeria acudió a Comanjilla en familia. Se aventó del tobogán al menos unas tres veces y se veía divertida. "Yo les recomiendo a los que no han venido, que se den una vuelta", contó con su mejor sonrisa sacudiéndose el cabello mojado. No es tarde, para los estudiantes, como ella, aún queda la Pascua.

En un asador había alitas de pollo, chorizo y algunas tortillas ya hechas tostada. Era la palapa de los Ramírez. Ya todos habían comido, pero dejaron prendido el asador para una segunda vuelta. Entrar al alberca resucita el hambre. "Orita llegan los chamacos y se lo acaban todo", contó doña Evelia, mientras estiraba los pies sobre el pasto. Dijo que no se había metido a la alberca porque ya había comido mucho. "Será pa' la próxima".

Fermín Cruz Chacón nunca había visitado este lugar. Le atrajo la temperatura del agua y el ambiente. Confesó que repetirá en la primera oportunidad. "Aquí sí está calientita l'agua, eso me gusta".

Una pelota amarilla volaba en la alberca como parte de algo parecido a waterpolo pero sin porterías, ni equipos definidos. Se trataba de no dejarla caer. Si fuera por risas, la ganadora habría sido una chica de cejas pobladas que se privaba cada que alguien tocaba la bola.

 

SPLASH EN LOS DÍAS SANTOS

Desde el estacionamiento, puede intuirse que el lugar no está desierto. Hay que abrir los ojos para hallar un lugarcito donde acomodar el vehículo. Los 'viene-viene' usan sombreros de paja y una tela para cubrirse. Son como beduinos, pero en vez de espada, traen una franela en la mano. "Allá, en la esquinita cabe", grita uno.

José Luis Apolinar, administrador de Splash reveló que aunque les fue bien, no superó otros años. "Es por la economía, la gente ya está muy gastada", comentó. Hay lugar en las palapas y en la alberca de olas, donde cuenta que se han metido más de mil personas, ahora apenas estarán nadando unas quinientas. Hay sitio para nadar, para jugar a los caballitos y para echarse clavados, algo impensable en otras semanas santas. Aquí el día bueno fue el viernes, pero en domingo no luce para nada vacío. Un niño ha saltado tan fuerte que nos ha mojado. El entrevistado ríe, al entrevistador solo le queda secundarlo.

 

MÚSICA Y DIVERSIÓN ACUÁTICA

En parques acuáticos como Providencia y Santa Cecilia los días santos también fueron positivos.

Verónica Díaz, encargada del Santa Cecilia no dejaba de cortar boletitos de acceso. El viernes fue el día estrella.

 Melitón Mata, administrador del Providencia está contento con la temporada. En los mejores días las cifras rozaron los 2 mil visitantes. El domingo tocó Banda La Traicionera. Cerraron con broche de oro.