Seguro Popular aún no cubre los cánceres más letales en los adultos

En un año, el costo del tratamiento oncológico puede alcanzar hasta un millón de pesos, lo cual es impagable para la mayoría de población que no cuenta con seguridad social.
El cáncer de pulmón y de páncreas, entre los más agresivos.
El cáncer de pulmón y de páncreas, entre los más agresivos. (Especial)

Guadalajara

Para la población sin seguridad social (40 por ciento de los jaliscienses) el tratamiento de cánceres no incluidos en la cobertura del Seguro Popular debe ser sufragado por sus propios recursos y aunque la compra de fármacos, estudios para diagnóstico y otros insumos suele ser apoyada por organismos asistenciales; y las cirugías y con cuotas de recuperación en los hospitales públicos, el hecho sigue constituyendo uno de los enormes rezagos del sistema de salud mexicano, excluye a muchos de la atención y es botón de muestra de que la “cobertura universal”, no lo es.

En un año, el costo del tratamiento de un cáncer -entre intervención quirúrgica y tratamiento médico-oncológico de radioterapia y quimioterapia- puede alcanzar hasta un millón de pesos, estimó Benjamín Aarón Cárdenas Zavala, jefe de Consulta Externa del Instituto Jalisciense de Cancerología, tras subrayar que existen áreas de Trabajo Social que en los hospitales públicos determinan el monto a pagar en base a estudios socioeconómicos.

Destacó que el tratamiento de los cánceres más frecuentes sí está cubierto en su totalidad: mama, cérvico-uterino, próstata, testículo. No pulmón y páncreas, dos de los tumores malignos más agresivos.

NUEVOS TRATAMIENTOS

En la cara positiva de la atención al cáncer, se destacan avances en tratamientos que son menos tóxicos que los disponibles hace tres décadas, señaló el oncólogo del Instituto Nacional de Enfermedades Respiratorias (INER), Jerónimo Rodríguez Chi.

“Las historias de un enfermo de cáncer en las telenovelas, en las películas venden bien, pero afortunadamente no es ya la realidad, 90 por ciento de los pacientes en quimioterapia toleran el tratamiento y pueden continuar con su vida”, sostuvo.

Por otra parte, hoy los tratamientos van encaminados no sólo a prolongar la supervivencia de los pacientes, sino también a mejorar su calidad de vida. “Importa que vivan más y lo hagan con calidad de vida”, apuntó.

Benjamín Aarón Cárdenas, añadió que a pesar de los avances, la quimioterapia no se ha podido atacar exclusivamente células malignas y todavía algunos fármacos provocan náuseas y vómitos, pérdida de cabello y a veces pérdida de la sensibilidad en las yemas de los dedos. Sin embargo, coincidió que ahora se hace prevención de estos efectos secundarios, con otros medicamentos.

En paralelo a la quimioterapia, existen los llamados fármacos biológicos (hay dos tipos: los que no apuntan a las células cancerosas sino a estimular el sistema inmunitario o los efectos secundarios de otros tratamientos del cáncer y los que interfieren con moléculas específicas que participan en el crecimiento del cáncer).

“Estos medicamentos actúan con mayor eficacia en ciertos tumores. Estamos hablando de oncología moderna, cercana a los pacientes, que está disponible tanto en el sector público como privado”, destacó Rodríguez Chi. 

EL ABC ANTE EL CÁNCER

Modificar estilos de vida es la mejor prevención

Estar atentos a cualquier cambio en el cuerpo: manchas, bolitas, protuberancias, lesiones, dolor crónico, fiebre recurrente, debilidad, infecciones de repetición, pérdida de peso sin motivo

Mujeres: realizarse chequeo médico anual y autoexploración mensual de mamas desde que comienza su ciclo menstrual

Hombres: realizarse chequeo médico anual y examen antígeno prostático a partir de los 40 años de edad

Ante el diagnóstico positivo informarse, aclarar dudas y seguir el tratamiento

:CLAVES

VERDADES DEL CÁNCER

Es una alteración celular que provoca un aumento descontrolado de células anormales; su crecimiento invasivo y propagación a través de los tejidos perturba el funcionamiento normal del organismo.

Una célula que sufre mutaciones inicie la generación de más células anormales que tienen la característica de ser invasivas de otros órganos y tejidos conforme el cáncer avanza (metástasis).

Puede presentarse a cualquier edad, sin distinción de razas, nivel socioeconómico o sexo.

Existen más de 100 tipos de cáncer, los cuales se denominan dependiendo de la parte del cuerpo donde inicia su desarrollo.

El factor genético está presente, pero en su desarrollo intervienen muchos factores.

Su origen está asociado a la exposición a agentes externos (radiaciones, sustancias químicas, polución), infecciones por virus o bacterias (virus del papiloma humano o de la hepatitis B y C), así como estilos de vida poco saludables (alimentación, obesidad, sedentarismo, abuso de sustancias tóxicas).

El tabaquismo es considerado el principal factor de riesgo de cáncer a nivel mundial, provocando 22% de las muertes anuales.

Entre todos los tipos, el tumor cancerígeno más letal es el de pulmón.

En los varones los que provocan mayor mortalidad son el cáncer de pulmón, próstata, estómago, riñón, colon y esófago.

En las mujeres el cáncer de mama es el de mayor mortalidad, seguido de pulmón, estómago, colon y el cérvico-uterino.

En los niños y adolescentes (grupo de 0 a 19 años) los cánceres más comunes son leucemia, linfomas, tumores de cerebro y otras partes del sistema nervioso central, huesos y tejidos articulares.

Se estima que 30% de los distintos tipos de cáncer pueden prevenirse.

MITOS

A mí no me va a pasar. Es uno de los mitos más comunes. Una de cada ocho personas en México y el mundo va a llegar a desarrollar algún tipo de tumor cancerígeno.

El cáncer es igual a la muerte. Si bien es una de las enfermedades más mortales, también se ha avanzado en la detección temprana y estrategias terapéuticas para disminuir la mortalidad. Hoy existen 32.6 millones de personas viviendo con cáncer en el mundo.

La quimioterapia mata más. Los efectos secundarios cada vez son menos adversos y pueden ser controlados con otros medicamentos.

Se buscó su enfermedad. Es un señalamiento común en algunos tumores como el de pulmón por su vínculo con el tabaquismo, pero de 30 a 40% de los afectados no fuman.