Seguridad y justicia con 89 quejas ante la CNDH

Detenciones arbitrarias, trato cruel, informalidad en cateos y visitas domiciliarias, son de las más frecuentes.
Fuerzas de seguridad con más quejas por abusos.
Fuerzas de seguridad con más quejas por abusos. (JESÚS JIMÉNEZ)

Tampico

En los dos primeros meses del año autoridades encargadas de garantizar la seguridad pública y de hacer valer la justicia en Tamaulipas, han cometido 89 violaciones a los derechos humanos de presuntos culpables, víctimas y familiares, de las que hasta ahora solo tres han sido resueltas por la Comisión Nacional de Derechos Humanos (CNDH).

Detenciones arbitrarias, trato cruel, inhumano y degradante, atentar contra los derechos de los inculpados y la informalidad en órdenes de cateo y visitas domiciliarias, son cuatro de las más frecuentes. La primera suma 18 quejas ante la comisión, 14 la segunda, 6 la tercera y 5 la cuarta.Se trata de seis instancias que representan 40 por ciento de las acusadas ante Derechos Humanos, en una entidad que es sexta a nivel nacional por la cantidad de recursos interpuestos con 65.Según el Sistema Nacional de  Alerta de la CNDH, a la cabeza se encuentra la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena) con 36 reclamos, la Secretaría de Marina (Semar) con 27, prevención y readaptación social tiene 15, la Procuraduría General de Justicia (PGJ) con 7, así como la Policía Federal y la subsecretaría de Marina, con una queja cada quien.Sólo en el caso de la Sedena ha concluido dos quejas con un procedimiento de orientación y la Semar una por acumulación.

Tamaulipas es el tercer estado en donde los mandos de seguridad y procuración de justicia cometen más violaciones a los derechos humanos, únicamente superado por Michoacán y Veracruz.De las seis instancias, el Ejército Mexicanos es el único acusado de haber privado de la vida a una persona.Otras violaciones comunes de la Sedena son uso arbitrario de la fuerza pública, falta a la legalidad, honradez, lealtad, imparcialidad y eficacia en el desempeño de sus funciones, intimidación, retención ilegal, omitir dar seguridad e incomunicación.

En el caso de la Semar están, deteriorar o destruir propiedad privada, apoderarse de un bien mueble sin consentimiento del propietario y conductas contrarias a la libertad sexual.La PGR es acusada de prestar indebidamente el servicio, omitir dar información al acusado sobre el delito del que se le acusa, omitir notificar a sus familiares de que fue aprehendido y entorpecer la investigación.Readaptación social ha omitido proporcionar atención médica y la Policía Federal ha realizado una detención arbitraria, mientras que la subsecretaría de Marina una ilegal.