Sector agrario, generador de riqueza y pobreza extrema

El subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Sagarpa, Ricardo Aguilar Castillo dijo que se presentan escenarios de enriquecimiento significativo y al mismo tiempo de precariedad.
Siembra de maíz
Urgen mejoras. (Tania Contreras)

Toluca

El subsecretario de Alimentación y Competitividad de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), Ricardo Aguilar Castillo afirmó que el sector agropecuario mexicano enfrenta una situación de "bipolaridad", que hace que por un lado se generen productores de primer mundo y por otro, que el campo concentre a la mayor parte de la pobreza del país.

Consideró que vive una situación extrema, al presentar escenarios de enriquecimiento significativo y al mismo tiempo de precariedad, lo que tiene efectos en la cadena de producción y en sus resultados sociales y económicos.

"Tenemos que hacer los extremos, para que un mayor número de unidades económicas, de las más desfavorecidas, tengan acceso a los recursos", recalcó el funcionario de la administración federal.

Por su parte, la abogada general de la Sagarpa, Mirelle Rocatti coincidió en que uno de los temas centrales del sector es la pobreza de su gente, ya que representan 25 por ciento de la población de México y de estos, 50 por ciento vive en una situación de pobreza extrema.

"Es ineludible la reforma, el campo no puede continuar como está, tiene un descuido de más de 30 años en donde no se le atendió", dijo y agregó que falta infraestructura para el desarrollo, capacitación y oportunidades, sobre todo para los más necesitados.

Ante esto, Aguilar Castillo consideró fundamental lograr una reforma que permita el acceso a créditos y financiamientos, con mejores tasas y plazos, no sólo para los medianos o grandes productores, sino sobre todo para el minifundista.

"Se trata de que los programas sean más direccionados a los pequeños propietarios, a las unidades económicas menores; no sería adecuado que hoy potenciemos el apoyo a los grandes empresarios; sin embargo, también hay que entender que ellos están generando empleos".

El funcionario federal dijo que el reto es diseñar una estrategia que impulse tanto al sector social como al empresarial, sin perder de vista ni el combate a la desigualdad y la pobreza ni las necesidades de desarrollo y crecimiento económico.

Sin embargo, subrayó que existe un primer consenso, previo a la integración de las propuestas para la reforma al campo, que indica que es apremiante dirigir la mayor cantidad de apoyos para los pequeños productores del país.