SEDU desconoce casos de bullying contra maestros

Jesús Ochoa Galindo, Secretario de Educación de Coahuila, informó que no existen denuncias formales de parte de los docentes, que han sido víctimas de acoso sexual y amenazas con armas.
Jesús Ochoa Galindo, Secretario de Educación de Coahuila.
Jesús Ochoa Galindo, Secretario de Educación de Coahuila. (Ana Ponce)

Saltillo, Coahuila

El Secretario de Educación de Coahuila, Jesús Ochoa Galindo, aseguró que no hay quejas o denuncias por parte de maestros que sufren amenazas, tanto por los alumnos como por padres de familia.

Sin embargo, indicó que existen protocolos para este tipo de casos y se le dará seguimiento a los que se han dado a conocer a través de los medios de comunicación.

"A nosotros no nos ha llegado nada, está lo que ustedes (los medios de comunicación) dijeron, nada más", comentó.

Indicó que los maestros que sufran de algún tipo de agresión o amenazas por parte de alumnos o padres de familia, pueden acudir a la SEDU, donde existe un protocolo de atención.

Por ser temporada vacacional, será hasta regresando a las actividades que se contacte a quienes han manifestado ser víctimas de alumnos y padres de familia.

"Así como hay un portal de bullying para alumnos, también está abierto para los maestros que acudan, ya hay protocolos y podemos resolver estos problemas", expresó.

Finalmente aseguró que se da seguimiento a todos los casos que sean dados a conocer en los medios de comunicación.

De acuerdo a un medio local, maestros de diferentes niveles de educación básica denunciaron ser víctimas de acoso sexual de estudiantes y de superiores, de amenazas con armas blancas y de fuego, de violencia física y hasta recados amenazantes en los pizarrones.

Sus coches han sido objeto de cristales rotos y llantas ponchadas, acciones que ponen en riesgo su integridad, sin que puedan hacer la denuncia abiertamente.

El mandato del sistema educativo ha sido el de minimizar los hechos y callar lo que sucede en las aulas, para evitar atraer a los medios de comunicación y convertirse en noticia que dé mala fama a la escuela.

Si algún docente no cumple con esta recomendación será sancionado, retirado del grupo, se le transferirá a otra escuela o hasta pudiera ser despedido.

Asimismo, los maestros consideran que los protocolos de la SEDU son meros trámites burocráticos y que la dependencia carece de herramientas para garantizar la seguridad del docente.