Formalización de bases es para todo el sector salud

El secretario de la dependencia en Durango se reunió con enfermeras del Hospital General de Gómez, quienes se mantenían en plantón desde el sábado al exigir que el proceso fuera equitativo.
El secretario de Salud en Durango dijo que el proceso es para todos los trabajadores del sector salud de todas las regiones de Durango y no es exclusivo para las enfermeras de este hospital.
El secretario de Salud en Durango dijo que el proceso es para todos los trabajadores del sector salud de todas las regiones de Durango y no es exclusivo para las enfermeras de este hospital. (Aldo Cháirez)

Gómez Palacio, Durango

El secretario de Salud en Durango, Eduardo Díaz Juárez se reunió con las enfermeras paristas del Hospital General de Gómez Palacio que desde el sábado se mantienen en plantón permanente afuera de sus instalaciones, en protesta por lo que consideran un inequitativo proceso de formalización de plazas.

Díaz Juárez dijo que el proceso es para todos los trabajadores del sector salud de todas las regiones de Durango y no es exclusivo para las enfermeras de este hospital.

Díaz Juárez puntualizó que hablar del personal de la Secretaría de Salud no son solo el Hospital de Gómez Palacio, sino son Lerdo, Tlahualilo, Cuencamé, Huazamota, El Durazno y la capital.

Advirtió que si bien algunos empleados no han podido concluir su proceso es porque sus expedientes laborales están incompletos y carecen de la documentación requerida para su formal contratación.

Como ejemplo, explicó que que algunos de estos expedientes personal sólo tienen una carta de pasante y les falta el título profesional, mientras que algunos sólo cuentan con una boleta de calificaciones, de ahí que están ejerciendo una profesión que no acreditan, ni sustentan en forma documental, por lo que se les ha exhortado desde un principio a que acudan a sus escuelas y tramiten sus títulos.

El secretario de Salud arribó a las instalaciones del Hospital General, donde fue entrevistado respecto a esta movilización emprendida por el personal de enfermería y dejó entrever que el problema radica en que existen voces externas empeñadas en confundir a los inconformes y aprovechar la coyuntura.

Recordó que antes del 2013 no había la más mínima posibilidad de que las personas de contrato se formalizaran, por lo que por instrucciones del gobierno federal y aplicado por el gobernador Jorge Herrera Caldera que se estuvo trabajando con la parte de la Secretaría de Salud y con el Sindicato de esa dependencia, en la que se informó por parte de la titular, Mercedes Juan que serían tres etapas, comenzando en 2014 la primera, la segunda que es la actual y vendrá una tercera etapa para esta misma fecha.

"En estas etapas se van a formalizar todos los que son candidatos, todos los que ya están bien estudiados y que son de la modalidad de contratos de cuotas de recuperación y contratos estatales, por lo que esta parte está muy clara", precisó el secretario de Salud en Durango.

Puntualizó que hablar del personal de la Secretaría de Salud no son solo el Hospital de Gómez Palacio, sino son Lerdo, Tlahualilo, Cuencamé, Huazamota, El Durazno, la capital y son por ello muchos trabajadores.

El funcionario informó que se revisará particularmente cada situación de los trabajadores inconformes, para determinar quiénes cumplen con los requisitos necesarios para acceder a un contrato de planta, como lo marca la ley.

Lo mismo que tampoco se trate de atender exclusivamente a enfermeras, pues son médicos, intendentes, camilleros, trabajadoras sociales y toda una serie de especialidades en el área de Servicios de Salud en donde se tiene que dar cierta igualdad.

Díaz Juárez reconoció la labor del personal regularizado y parte del cuerpo directivo del Hospital General, quienes han cubierto los espacios de aquellos que en algún momento dejaron de laborar, "lo fundamental es no poner en riesgo la salud de ninguno de los pacientes que acudan al hospital", enfatizó.

Finalmente, el funcionario informó que se revisará particularmente cada situación de los trabajadores inconformes, para determinar quiénes cumplen con los requisitos necesarios para acceder a un contrato de planta, como lo marca la ley.