Secretaría del Trabajo endurece fiscalización

Nuevas políticas laborales se reflejan sólo en más inspectores y sanciones más altas, acusan.

Monterrey

Para los empresarios afiliados a la Confederación Patronal de la República Mexicana (Coparmex), la reforma laboral dio certidumbre jurídica a varios aspectos de la relación obrero-patronales, pero un punto que ahora les preocupa radica en el incremento en las inspecciones a los centros laborales, una medida a la cual consideran recaudatoria.

José Mario Garza Benavides, director general de Coparmex Nuevo León, expuso que la Secretaría del Trabajo, a fin de reducir los riesgos de accidentes laborales, intensificó las inspecciones a los centros de trabajo y se elevó las multas que se tenían.

Luego de entrar en vigor la reforma laboral se intensificó el número de inspecciones a las empresas para revisar las condiciones de trabajo, así como las medidas de seguridad que tienen las factorías.

Ahora, por la revisión del cumplimiento de obligaciones laborales y seguridad en los centros de trabajo, las sanciones van de 315 a 5 mil veces el salario mínimo por trabajador, y esto en ocasiones puede llegar hasta al doble en caso de reincidencia.

La señal de la Secretaría del Trabajo es muy clara: “es netamente recaudatoria”, indicó Garza Benavides.

“Y se puede ver en las metas que tiene la Secretaría a nivel federal al elevar el número de inspecciones, tan es así que a nivel federal se crearon 400 puestos de trabajo en el ramo de inspección, ahí está muy claro cuál es su intención”, añadió el director de la agrupación empresarial.

Garza Benavides consideró que los beneficios que ha arrojado la reforma laboral está más en la parte de certidumbre jurídica.

“La reforma laboral no genera empleos, los empleos los generan las empresas, en ese sentido, la reforma lo que vino a dar fue certidumbre jurídica al entorno obrero-patronal

“Entonces la reforma generó mayores empleos, no ninguno porque la reforma no genera empleos, la reforma tuvo finalmente un espíritu recaudador, efectivamente y lo demuestra la parte de inspección en materia de seguridad y condiciones de trabajo y salud ocupacional. En el número de inspecciones se elevaron y las multas son millonarias”, subrayó el directivo.

Criticó que la Secretaría del Trabajo no haya aumentado su presupuesto en apoyo vía el programa de becas de capacitación o bien apoyos a programas de fomento al empleo.

“El caso de Nuevo León es un absurdo dado los niveles de desempleo que se tienen, que exista un impuesto a la nómina (ISN) donde te castigan por generar empleo cuando lo que necesitas es justamente eso, incentivar la generación de empleo”.

De acuerdo con datos de la Secretaría del Trabajo, durante 2012 la cifra de inspecciones a empresas alcanzó en promedio siete mil 391 inspecciones mensuales y hasta julio de 2013, la cifra siguió de manera ascendente y alcanzó las siete mil 886.