Saquean eremitorio de Tepetlaoxtoc

Se combina negligencia, improvisación y ocurrencias de políticos en esta acción.
Ya no les queda ninguna.
Ya no les queda ninguna. (Archivo)

Tepetlaoxtoc

Vecinos del municipio de Tepetlaoxtoc demandaron a las autoridades locales asumir su responsabilidad en el robo de una campana de comienzos del siglo pasado, que formaba parte del Museo Eremitorio Fray Domingo de Betanzos, joya arquitectónica del Siglo XVI, al cual no le queda ya una sola original, de las cuatro que tenía debido a hurtos y al "préstamo" a una capilla del lugar que no ha sido devuelta.

"El saqueo cultural y natural en el municipio ha estado a la orden; no es la primera vez pero actualmente se combina negligencia, improvisación, muchas ocurrencias en vez de planes en torno de la riqueza cultural de la localidad por parte de las autoridades municipales, que tienen en resguardo el museo", dijo el historiador Omar Tinajero Morales sobre el robo en la espadaña, ubicada en la fachada del inmueble, y que se halla a unos cuantos pasos de la alcaldía.

"En el año de 1952 se robaron también una pintura que representaba precisamente a Fray Domingo de Betanzos, y era de alrededor de 1540, es decir, fue una pérdida valiosa", sostuvo el académico, quien destacó que el ahora Museo Eremitorio ha sido objeto de saqueos, desde objetos litúrgicos e imágenes, hasta los muebles originales, una cama y una mesa, de la época en que fue edificado, es decir, el Siglo XVI.

TE RECOMENDAMOS: Roban armas y hasta patrulla a policías en Tlaxcala

"Hay otros objetos y pinturas del Siglo XVIII, incluso un Cristo de Caña, aunque no se ve que haya seriedad en su resguardo", sostuvo y mencionó que desafortunadamente estos objetos pasan a manos de coleccionistas, quienes dan cantidades ínfimas a los ladrones.

"La falta de interés ha incrementado el saqueo y eso no debe ser: hay indignación porque hace unos seis años, a un alcalde del PRD se le ocurrió "prestar" una campana del Eremitorio a una parroquia local y no ha sido devuelta; entonces hubo hasta renuncias, pero hoy se ven compadrazgos y amiguismos con cero proyectos, cero rendición de cuentas; bueno, no hay siquiera un inventario", remarcó.

"Se supone que hay un Patronato Vitalicio del Eremitorio que resguarda y gestiona recursos para restauraciones", dijo.