Diputados ponen piedritas a gobernador: Santos de la Garza

El ex dirigente del PAN dice que si los partidos controlan a los legisladores, es normal que estos ahora se interpongan en la administración que el independiente les ganó.

Monterrey

Para Luis Santos de la Garza, fundador del PAN, sobre el dilema del gobernador y los diputados por la Ley de Coordinación Fiscal, sin darle la razón a ningún nivel de gobierno, consideró que los legisladores, que son dependientes de sus partidos, le están poniendo piedritas al mandatario independiente.

Su aseveración fue pareja, dirigida a los legisladores de todos los partidos representados, particularmente el PRI y el PAN.

"De manera que son los partidos los que mandan y como fueron afectados en las elecciones al no ganar la gubernatura, pues es una reacción explicable, porque 'si me molestaste, ahora te molesto'", indicó.

Afirmó que lo ideal sería que así como hay un gobierno encabezado por un independiente, también deberían serlo las legislaturas y los propios alcaldes.

"El problema que se ha presentado debe ir más a fondo, para empezar es importante advertir que el gobierno está quebrado, y que deben anteponer todos, gobiernos ejecutivo y legislativo, el bien de Nuevo León a la revancha política", especificó.

Agregó el decano panista que este tema, que se ha convertido en una tormenta o movimiento telúrico, tiene su epicentro en la capital del país, en el gobierno federal.

"Si se ocupan y preocupan por un reparto equitativo de los recursos estatales y municipales que en el pasado los agandalló la administración del ejecutivo, lo que deben hacer es ir más allá, a la misma federación", aseguró Santos de la Garza.

Dijo que si se habla de equidad, se deben juntar gobernador, legisladores y alcaldes, para exigir a la federación que sea más equitativa en las partidas presupuestales que distribuye a las entidades federativas y municipios.

Del gobernador, señaló que no tenía una opinión aún, porque en un mes no ha podido hacer mucho, aunque sí le dio gusto que haya sido él quien ganara, ya que considera que los partidos tenían hundido a Nuevo León.