200 indígenas recuperan mil ha invadidas por ganadero

Fue un proceso de “autorestitución” de una superficie que ya había sido indemnizada a su invasor, al que conminan a salir a más tardar el lunes.
El representante destacó que se trata de una ocupación pacífica y que a partir del lunes se establecerá en la zona una colonia
El representante destacó que se trata de una ocupación pacífica y que a partir del lunes se establecerá en la zona una colonia (Agustín del Castillo)

Guadalajara

Alrededor de 200 comuneros de Wuaut+a (San Sebastián Teponahuaxtlán), tomaron ayer posesión de un predio de mil hectáreas que se les había restituido desde 2004 como parte del programa de Focos Rojos de la entonces Secretaría de la Reforma Agraria, de manos de un posesionario nayarita, Ramón Muro, quien pese a recibir dinero por la operación, “volvió a invadirlo”, dijo el secretario de bienes comunales, Ubaldo Valdés Castañeda.

La idea que subyace entre los indígenas es que las instituciones son altamente ineficientes para administrar justicia expedita como lo ordena la constitución y los convenios de derechos humanos de los que el país es firmante. Por eso, “decidimos proceder nosotros mismos a restituirnos el terreno que legalmente nos pertenece; hemos contactado con el posesionario y le hemos advertido que tiene hasta el día lunes [20 de julio] para abandonar voluntariamente la zona; de lo contrario, procederemos a desalojarlo”, destacó el comunero wixárika (huichol).

Por vía telefónica desde la zona de conflicto, que se encuentra en el municipio de Mezquitic en las inmediaciones de Ocota de la Sierra, el representante destacó que se trata de una ocupación pacífica y que a partir del lunes se establecerá en la zona una colonia para evitar que en el futuro, los vecinos tengan tentación de volver a ocupar la superficie, que forma parte de los territorios reconocidos a los aborígenes desde la segunda década del siglo XVIII por la corona española, y además, se trata de derechos que no prescriben y que son inalienables [no se pueden vender] en el contexto del derecho agrario mexicano.

Valdés Castañeda puso en relieve que de la ocupación ya avisaron a la Fiscalía General del estado, a la dirección de Asuntos Agrarios, y –de forma personal- al inspector ganadero de Mezquitic, de manera que se tome nota de que no se está tomando ningún bien del invasor y se están respetando sus animales. También ratificó que no se pretende agredir a nadie, con el límite en la legítima defensa a que tienen derecho.

Destacó que los hijos de Ramón Muro han hostigado y amenazado a miembros de la comunidad, que suelen estar armados y que se comportan como personas fuera de ley, pero que ayer, los recibieron sin armas ante el gran número de wixaritaris, aunque aseguraron “poseer papeles”. Los comuneros señalan que “el primero en tiempo es primero en derecho”, y que esas superficies son inmemorialmente propiedad de Wuaut+a y así se reconocieron cuando se resolvió hace más de diez años el rezago agrario en esa zona, lo que habría sido aceptado, incluso a cambio de dinero como indemnización, por los presuntos invasores.

“Estamos hartos de la burocracia, por eso decidimos primero actuar; ya si quieren hacer valer sus supuestos derechos, que nos demanden, estamos seguros de nuestro mejor derecho y es muy distinto enfrentar eso en posesión de nuestras tierras”, puntualizó el dirigente.

Los conflictos de Wuaut+a

La comunidad de San Sebastián y su anexo Tuxpan de Bolaños (Tutsipa) son la más grande de las tres primordiales de los huicholes, y la que más éxito ha tenido en la restitución de sus tierras invadida: Puente de Camotlán, Cañón de Tlaxcala y Huajimic son sus tres polígonos recuperados más importantes

En los primeros años de este siglo lograron recuperar de forma integral más de 20 mil ha invadidas por ganaderos de Puente de Camotlán, que habían ingresado como rentistas de agostaderos, y después reclamaron prescripciones y establecieron poblados con apoyo del gobierno nayarita

De esa superficie, las mil ha recuperadas ayer habrían sido de nuevo invadidas por sus posesionarios