Sin apoyos desde hace un año

Habitantes del ejido Tanque Aguilereño de Viesca, Coahuila señalan que tienen mucha agua pero no quieren regar por miedo a que se congelen sus cosechas. Del gobierno ni un solo funcionario se para.
Señalan que el anterior presidente municipal, Javier Escobedo les prometió que iba a llevarles peces y nunca fue.
Señalan que el anterior presidente municipal, Javier Escobedo les prometió que iba a llevarles peces y nunca fue. (Aldo Cháirez)

Viesca, Coahuila

Totalmente abandonados desde hace un año, sin apoyos de ningún tipo (gubernamentales) están los habitantes del ejido Tanque Aguilereño de Viesca, Coahuila.

"Sí tenemos agua y mucha, pero ahorita no podemos regar, porque le tememos a que se congelen los cultivos por el frío que todavía hace aquí. Además que no tenemos suficiente dinero para invertirle doblemente y el gobierno no nos ha apoyado ni con la semilla", expresó Manuel García.

María Luisa Barrón Valles, mostrando su casa de adobe deteriorada, señaló que también que no ha acudido ningún funcionario, ni autoridad alguna para promocionar los programas sociales como: Piso firme, techo lagunero, ni el de 65 y más, ni el de ampliación de vivienda (con la construcción de un cuarto en forma gratuita, nada más tienen que instalar una puerta y una ventana).

En cuanto al de las despensas, ya tienen casi un año que ya no les dan ese beneficio alimentario.

“Es más, el anterior presidente municipal, Javier Escobedo, nos prometió que nos iba a traer peces, ahora que ya se volvió a llenar el tanque y nomás no vino, porque si hay, pero nada más carpa, que viene por la corriente del río Aguanaval, pero casi no se vende, esa era otra actividad que nosotros aquí también desempeñábamos", señaló.

Ya no hay canoas o lanchas hay, pues los pescadores se desanimaron, el tanque se llenó desde el año pasado y no han llevado otras especies de peces, como el bagre, la mojarra, el róbalo, la lobina, que tenían buen peso y se vendía hasta una tonelada por semana y se los pagaban entre 20 y 25 pesos por kilo.

Aseguró que de el ejido La Flor de Jimulco al Tanque Aguilereño el autobús les cobra 70 pesos y a Torreón más de 140 y no tienen el suficiente dinero para ir y venir a comprar sus despensas o atender a un enfermo, además de que se tardan mucho, porque la carretera se encuentra en muy malas condiciones.