México aplica 'no querer saber para poder vivir'

Con una crítica a profundidad de México y en especial de La Laguna, Sam Podolsky, en su visita a la región remarcó que ninguna autoridad está trabajando para la unidad.
Sam Podolsky, ex director general de Regulación y Fomento Económico del D.F.
Sam Podolsky, ex director general de Regulación y Fomento Económico del D.F. (Alejandro Alvarez)

Torreón, Coahuila

Traído por la organización “Renacer Lagunero”, Sam Podolsky, ex director general de Regulación y Fomento Económico del gobierno del Distrito Federal mientras coordinaba Marcelo Ebrard, presentó esta semana a empresarios, académicos y  representantes de la sociedad civil organizada, su propuesta de competitividad.

Su exposición está  sustentada en la atención del ser humano y el patrimonio familiar.

¿En su niñez ya pensaba en conceptos como competitividad?

Yo creo que todos, pero desde otro ángulo. Lo manejas desde el punto de vista de tu cuestionamiento en relación a tu bienestar, porque se vive lo que vives.

Desde niño te formas de acuerdo al entorno en el que se está y esto no te permite estar haciendo lo mismo que los que te rodean, por eso todos los hermanos son diferentes, porque no pueden ocupar el mismo lugar.

¿Estas ideas son influenciadas por los propios padres?

No necesariamente, porque se debe tener cancha para tener afecto y tener logros para tener presencia. La vida nos exige esto. Es como una planta que tiene que encontrar su propio camino.

Competitividad implica que se tienen las características o condiciones necesarias para salir adelante.

Y en su niñez, ¿cuál era el motivo de competir?

En mi caso particular yo tenía un problema muy importante: buscaba el bienestar de mi familia, me preocupó desde entonces y esto sigue.

De allí que planteo un concepto de competitividad basado en prosperidad, calidad de vida, riesgo medido, conocido y acordado, cohesión social, equidad y sostenibilidad.

¿Qué tuvo que hacer para lograr ese bienestar familiar?

Me preocupaba si mi papá estaba bien; desde entonces me preocupaba entender al ser humano y eso es lo que me dio la riqueza que hoy tengo, porque todo el tiempo ando pensando en el bienestar de los demás, pero no porque sea yo bueno, para nada, simplemente a mí me tocó.

¿De qué manera lograr entender al ser humano?

Vas aprendiendo, todas las herramientas para entenderlo sirven. Por ejemplo, estaba escuchado que para abatir el crimen se está trabajando en mejorar la policía; pero yo me cuestiono si alguien ha trabajado en mejorar la comprensión de quien ha llegado, ahí es donde hay que resolver el problema.

En tanto que cuando me meto a entender al otro, resulta gratificante comprender para poder resolver. Está probado que lo que te hicieron que no te gustó, es factible que lo hagas a otros; esto es inconsciente.

¿Señala entonces que gran parte de los problemas del mundo se debe a la indiferencia del ser humano hacia el otro ser humano?

"No puedes compartir el pan, porque primero tienes que comer"

Sí. Cuando uno se enfrenta a niños que son invidentes o autistas, te puedes dar cuenta de algo muy desagradable en nuestro país, hasta el profesorado no actúa adecuadamente dándoles un buen trato.

Y ves a los padres, en donde hay una importante cantidad de divorcios y de maltrato a sus hijos, porque nadie se ha dedicado a ayudarles a vivir con este problema y que les permita vivir satisfactoriamente.

¿Hay una insensibilidad en el ser humano buscando más bienestar propio en lugar que  el bien común?

Hay un dicho que dice: “Si no soy para mí, ¿quién soy?...y si no soy para los demás, ¿qué soy?...”. Si no junto ambos razonamientos no se logran.

El mejor ejemplo que utilizo es que, cuando se viaja en avión te dicen que si hay una descompresión tomes la máscara de oxígeno y te la pongas primero; y si vas acompañado de un menor se la pongas a él y luego te la pongas tú.

Nada más que no habrá tiempo para ello, ya que el tiempo que te tomas para salvar al niño, no permitirá salvarte a ti porque el oxígeno dura muy poco. Por lo que si tú que tienes no resuelves para que tengan los demás, no vas a resolver el problema de los demás.

Se habla de la importancia de los indicadores para la solución de los problemas, que si Torreón está en el lugar 44 de competitividad, bajos niveles de empleo pero, ¿habrá  conceptos de los que no nos hablen los indicadores?

Sí como no, y el fondo de cada uno de ellos es terrible. En mi análisis menciono mucho la palabra “profundo”, donde señalo que tomamos decisiones sin ver la profundidad y hacemos comentarios sin entenderla, y es allí donde en el país no vemos las cosas con profundidad, esa cultura que tiene que cambiar.

Si profundizas en tu vida personal descubrirás muchas cosas además de dolor, hay mucha satisfacción. Pero es más fácil vivir sin profundidad.

México pertenece al mundo del no querer saber para poder vivir. Ojos que no ven, corazón que no siente.

Destacaba el valor de la palabra “renacer” como un factor de cambio y crecimiento...

Renacer es casi un acto de fenecer. La Laguna en particular es lo que tiene que hacer para  cambiar los indicadores negativos. Aquí en Torreón tienen solo poco más de 100 años, en donde quizás hayan pasado máximo cinco generaciones; hay toda una estructura de herencia interna, valores y de actitudes que están presentes, no se han perdido.

Además se ve que La Laguna es una comunidad muy integrada, no se ve mucha inmigración importante; entendiendo inmigrante laboral que se conecta con los valores de la empresa en la que se integró.

 Mencionaba que los gobiernos deben buscar la prosperidad ciudadana, ¿cómo lograrlo si priva más la indiferencia?

Un joven mesero en un gran salón te da mucha información. En su vestir te da información que la corbata no forma parte de su mundo, la trae desarreglada y mal acomodada, y quizás no ha tenido oportunidad de estar en el mundo en el que ahora se desenvuelve. Habla del contorno y el entorno de su familia.

Seguro no tiene la cultura y la educación, pero hay que hablar con él, conocerlo, entenderlo, para ir trabajando en su prosperidad, y con esto su avance se puede medir.

"Pero es más fácil vivir sin profundidad. México pertenece al mundo del no querer saber para poder vivir"

Pero se tienen que generar acuerdos con él para poder tomar el riesgo de cambiar y también generar un compromiso. Y si el sector público toma ese rol, sería muy bueno.

Se han dejado de tomar muchos roles y por ende surgen iniciativas como el estado de La Laguna ¿qué opinión tiene de este pensamiento?

Es un factor natural, el futuro del mundo está en que las regiones estén identificadas como tal, e integrarlas a que logren sus cometidos.

Una visión legal no puede partir de separar algo que debe estar unido. Se generan problemas identificando valores por separado cuando deben ir unidos, quiénes están trabajando para que estén unidos, nadie.

O la unen como región en todo su manejo, si no quieres crear un estado independiente, la unes en su manejo interno creando una nueva frontera donde ambos estados firman un convenio como los territorios ocupados, hay tantos conceptos mundiales que son un buen ejemplo y se genera un mundo de desarrollo espectacular.

Y si no lo que pasa es que la división, es política, para que no tengan éxito y eso no es aceptable. Eso me enoja, no lo comprendo. Es uno de los primeros actos que se deben hacer en La Laguna.

Concluyó su conferencia con el concepto go-go. ¿Qué le faltaría hacer al lagunero para salir adelante y trabajar en pos de su prosperidad?

Todos debemos cambiar, desde ahorita. Romper barreras en tu vida personal, qué importan los demás primero tú...go..go. Vamos. Y cuando menos te des cuenta ya te llevaste a los que  quieres. Es algo que se mete en casa. Cuando ves a una persona muy dedicada, que si la pintura del techo, y tiene muchos problemas y lo ves distraído, se dice que ya está maduro.

Puede tener cinco años, pero maduró muy rápido, hay que sacarlo, picarlo, enseñarle que puede salir adelante, tomando esa decisión.