CRÓNICA | POR ARISTEO ABUNDIS

“Salúdeme al gobernador o deme usted un autógrafo”

OCTAVIA ORTEGA ARTEAGA-Diputada local con la comisión de Educación

Al filo del mediodía, la legisladora llegó a la escuela primaria “Antonio M. Quirasco” donde entregó kits escolares.

Los niños querían saludarla.
Los niños querían saludarla. (Aristeo Abundis)

Norte de Veracruz

Las manecillas del reloj unidas en amoroso mediodía, el sol ya empezaba a causar estragos cálidos entre niños que sin embargo dada su energía y dadas sus ganas de correr, reír y jugar, esperaban impacientes el arribo que casi fue inmediato de la presidenta de la comisión de Educación en el Congreso del Estado de Veracruz, la esperaban porque ya sabían que recibirían un obsequio, un regalo les habían informado desde muy temprana hora.

Octavia Ortega Arteaga llegó solo unos minutos después de que también llegaron al lugar quienes acomodaron no menos de 30 cajas de cartón con útiles escolares, los menores de edad empezaron al unísono con gritos y porras, no parecía un evento común de protocolo y seguimiento a normatividades políticas, más bien se evidenció de inmediato que entre los niños y la legisladora existía una especia de complicidad pues sin mayor preámbulo se internó entre ellos para saludarlos.

La situación parecía salir de control pero no fue así los niños abrazaban, jalaban a la legisladora, casi brincaban sobre ella, en una especia de “bullying amistoso” que alguien quiso evitar pero que no lo logró pues un literal río de infantes hacía remolinos entorno a la diputada que logró evitar en dos o tres ocasiones su propia caída empezando a entablar un diálogo con los niños.

Era evidente que los menores, la gran mayoría niños de escasos recursos sentían alegría por el obsequio que la diputada les aclaró fue su gestión, pero autorizada por el gobernador Javier Duarte de Ochoa a lo que una niña de escasos 9 años de inmediato respondió “salúdeme al gobernador o deme usted un autógrafo” mientras mostraba su pequeña libreta que parecía su propio diario, y al tiempo que levantaba su kit escolar con un diccionario, tres cuadernos, un juego de geometría, lápices, plumas, borrador y colores.

El alud de niños se repitió cuando el maestro de ceremonias invitó a tomarse la foto del recuerdo, fue impresionante la movilización en segundos de más de 400 niños buscando el primer plano, el primer espacio, todos querían salir en la foto de MILENIO, Tamaulipas, reconociendo ese día como un día especial, como un día en el que tuvieron pocas clases, mucha diversión y hasta un regalo recibieron.