Salud va por nuevo censo de trabajadores sexuales

Sergio Maltos, subsecretario de Regulación Sanitaria estatal, señala la urgencia de actualizar el padrón y supervisar los espacios donde se llevan a cabo estas prácticas.
Se busca también educar a la población sobre este tema y sus riesgos.
Se busca también educar a la población sobre este tema y sus riesgos. (Archivo)

Monterrey

La Secretaría de Salud estatal contempla realizar un nuevo censo de trabajadores sexuales en el estado, pues el último data de 2002 y contempla 12 mil personas dedicadas a esta labor, según dio a conocer el subsecretario de Regulación Sanitaria, Sergio Maltos.

Sin embargo, sólo 50 por ciento (6 mil 358) de esta población se acerca al Centro de Protección y Prevención Sexual a realizarse sus revisiones semestrales, donde se les entrega su constancia de “aptitud” para trabajar.

Esto consiste en una revisión física y en la práctica de una batería de exámenes para identificar enfermedades de transmisión sexual y el virus de inmunodeficiencia adquirida (VIH), además del virus del papiloma humano.

Ante esta baja, la dependencia de Salud contempla dos escenarios: ha decrecido el número de trabajadores sexuales tras el cierre de tables dances, bares y cantinas, con la ola de delincuencia que se dejó sentir en el estado en los últimos años, o bien, las personas acuden a otras instancias.

Sin embargo, la incidencia de casos de enfermedades de transmisión sexual, la constancia de casos nuevos de VIH y las prácticas sexuales de riesgo, orilla a la dependencia  a tomar cartas en el asunto.

“Uno de los censos importantes que se hicieron ya hace algunos años, nos hablaba de 10 a 12 mil personas, ahorita traemos 6 mil 500 entre varones y mujeres, prácticamente hablamos de un 50 por ciento menos.

“Pero no tenemos esta parte de la gente que anuncia sus servicios por internet o por el periódico, y es muy difícil detectar a esta población.

“Lo que estamos pretendiendo es justamente actualizar el padrón de establecimientos relacionados con este tipo de servicios, verdaderamente saber qué es lo que está operando y captar a las personas, volviendo a las pláticas de fomento sanitario y la entrega de preservativos, que es un tema muy importante”, dijo Maltos.

En Nuevo León, la prostitución no es un delito, y está regulada en la Ley Estatal de Salud.

El artículo 88 de esta normativa señala que las personas que se dedican a este oficio deben someterse a control epidemiológico y deben contar con un expediente clínico.

“Nuestro tema sigue siendo de prevención, porque en el tema de regulación, ¿cómo se regula un acto sexual?, esto es una cuestión completamente personal, no puede ser regulada, lo que tenemos que hacer es educar.

“El tema regulatorio tiene que ver con la supervisión de los espacios donde se puede llevar a cabo este ejercicio desde la perspectiva de la salud y la prevención”, señaló el funcionario estatal.

La actividad que sí está penada por la ley y tipificada en el artículo 202 del Código Penal para el Estado de Nuevo León, es el lenocinio, conocido como aquel que regentea o explota sexualmente el cuerpo de otra persona para obtener un beneficio económico.

Sin embargo, esta esfera es atribución de la autoridad judicial, y corresponde a ellos su vigilancia.

Para la Secretaría de Salud, lo importante es mantener en control las enfermedades infecciosas.

“El otro tema es el asunto del carnet sanitario, porque en el momento en el que el paciente que tenga este tipo de actividades de riesgo, señala que la persona está sana y es apta, pero es importante señalar a la población que esta constancia sólo refleja la situación del momento en que se entregan los resultados de los análisis y no con posterioridad”, dijo.

Para Maltos, lo importante es destacar que el único modo de protección seguro y efectivo es el uso de condón.

En el Centro de Protección y Prevención Sexual se realizan las pruebas de laboratorio para estas personas, que consiste en revisión física y pruebas de laboratorio.

La población de trabajadores sexuales está obligada a acudir a este lugar, para obtener esta constancia.