Salud entrega mal resultados de VIH

Asociación pide que se revisen 74 exámenes de menores por temor a más negligencias.
Las pruebas de la dependencia estatal fueron cotejadas en un laboratorio particular, resultando negativas.
Las pruebas de la dependencia estatal fueron cotejadas en un laboratorio particular, resultando negativas. (Anahy Meza)

Tampico

El Laboratorio Estatal de Salud Pública de la Secretaría de Salud del estado, entregó resultado positivo por VIH a un menor de dos años, sin embargo los resultados emitidos por laboratorios particulares demuestran que el niño está sano, por lo que la madre del menor presentó una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, por negligencia. Una organización a favor de la lucha contra el Sida pide revisión para 74 menores a los que se les practican los mismos exámenes.Axel tiene dos años, y este último mes le han realizado tres estudios de laboratorios particulares, mismos que sirven para regresar la tranquilidad a su mamá, Adriana, pues salieron negativos. Fue necesario practicárselos luego de que en los exámenes realizados por parte del laboratorio de la Secretaría de Salud, dieron positivos en VIH.Adriana es una mujer joven, que hace cuatro años fue diagnosticada con VIH luego de que su esposo la contagiara, logró superar el golpe y decidió quedarse a lado de su marido.

No pensaba ser mamá, pero la vida le dio una sorpresa hace dos años.Un día se sintió mal y resultó que tenía tres meses de embarazo, desde ese momento decidió que su hijo tenía que nacer fuerte y sano. Adriana dice que desde ese momento vivió en carne propia las negligencias de la Secretaría de Salud en Tamaulipas, para con los pacientes que viven con VIH/Sida.Cuando tenía seis meses de embarazo se dio cuenta que el medicamento antirretroviral que le suministraban para evitar que el virus en su cuerpo se siguiera multiplicando, no era el adecuado para el bebé que llevaba en su vientre, así que terminó los últimos tres meses del embarazo pensando que su hijo podía nacer con alguna complicación o mal formación.“Estuve tomando Efavirenz con otro medicamento, se supone que ese no lo podía tomar en el embarazo, así estuve hasta el sexto mes, pudiéndole causar algo al niño con ese medicamento porque no es el adecuado, fui con otro doctor y me cambió el medicamento”.Durante el embarazo a las mujeres infectadas con VIH se les proporciona un tratamiento para reducir el riesgo de contagio a su hijo. Adriana dice que siguió las indicaciones al pie de la letra, y entonces llegó el momento de dar a luz y en el hospital Carlos Canseco, un hospital del estado en el que, dijo,  no la querían atender, pues argumentaban que no tenían guantes para realizar la operación, que ella necesitaba para evitar el contagio de su hijo.Para que la atendieran tuvo que poner una queja y solicitar una intervención ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos, después de tenerla y subirla a piso, el personal la estigmatizó, pues en el documento de identificación que pegan en la pared, donde está ubicada cada cama, pusieron que era portadora de VIH, lo que provocó la incomodidad del resto de los pacientes.Su hijo nació sano, por dos años dio negativo a cada laboratorio que se le practicó.

Los hijos de madres con VIH que nacen negativos están bajo monitoreo durante seis años. Sin embargo en el último laboratorio que le practicaron fue en el Estatal de Salud Pública, de la Secretaría de Salud del estado, le hicieron una prueba ELISA y un Western Blot, que salieron positivos.Sin embargo el resultado para Adriana era dudoso, pues no había motivo para que el niño tuviera el padecimiento, por lo que peleó con su médico, que le recomendaba comenzar a medicarlo con antirretrovirales, y decidió practicarle los mismos exámenes pero particulares. Una carga viral que es la cuantificación de la infección por virus que se calcula por estimación de la cantidad de partículas virales en los fluidos corporales, otro Western Blost y un anti-HIV1/HIV2, y todos salieron negativos.Este sábado Adriana volvió a practicarle otro análisis a su hijo y espera que los resultados se los den esta semana. Sin embargo con los primeros le regresó la tranquilidad, pero además interpuso una queja ante la Comisión Estatal de Derechos Humanos contra el laboratorio estatal, pero también contra el Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención del Sida e Infecciones de Transmisión Sexual (Capacits) por negligencia.Al respecto la presidenta de la Organización Tamaulipas Diversidad Vida Trans, Ana Karen López Quintana, explicó que desde hace tres años las organizaciones han señalado que la forma en que son trasladados los exámenes de laboratorio que se practican a los pacientes de Capacits no se hacen de forma adecuada, pues de Tampico, el equipo médico pasa a Mante y luego a Victoria, esperan las muestras de la frontera y entonces se llevan a México.

“Creemos que la manera en que se transportan las muestras no es la adecuada, y a ello se puede dar el resultado positivo del niño Axel, por eso se presentó una queja ante el Centro Nacional para la Prevención y Control del VIH/Sida (Censida) para que se haga una revisión en el proceso, pero también que se haga una revisión de los resultados entregados a otros 74 menores que están en control, por ser hijos de madres diagnosticadas con VIH”.En este momento tampoco se está distribuyendo la ampolleta que se debe poner de forma intravenosa antes de que la mujer dé a luz, para disminuir los riesgos de contagio a su bebé, denunció López Quintana.