Sagarpa reporta mejores tasas para invertir en el campo

Se busca llegar a tasas de entre 6 y 7 por ciento por parte de la banca de desarrollo rural.
Más allá de dañar, la lluvia benefició a los sembradíos.
Existen buenas condiciones para fomentar el crédito en apoyo de los campesinos. (Sergio Guajardo)

Monterrey

La tasa para financiamiento para el sector del campo, de acuerdo con Enrique Martínez y Martínez, secretario de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), ha ido a la baja y reporta un promedio entre 9.5 y 9.7 por ciento actualmente.

En el marco del foro “Sinergia para la transformación del campo”, llevado a cabo en Nuevo León, el secretario de la Sagarpa comentó que anteriormente las tasas de la banca Financiera Rural se posicionaban entre 16 y 17 por ciento.

“Financiera Rural anterior tenía unas tasas para el campo mexicano muy altas, incluso se encarecían más a través de las dispersoras de crédito que usaba Financiera Rural.

“Evidentemente esas tasas no son para una banca de desarrollo”, expuso.

El funcionario federal destacó que fue con la reforma financiera, con la cual se logró dar mejor estructura a la banca financiera nacional de desarrollo agropecuario.

Si bien argumentó que a la fecha “se presta a un dígito”, las tasas de interés podrían mejorar aún más para invertir en el campo.

“Esta reforma puede impulsar la posibilidad de que se pueda llegar a un dígito pero más bajo, es decir pensar en los 6 o 7 por ciento, que es una tasa accesible y competitiva para el productor del campo”, mencionó.

La tasa de entre 6 y 7 por ciento, dijo, se comportarían como ideales con mayores garantías que en el pasado.

Por otra parte, Martínez y Martínez, mencionó que 77 por ciento de la estructura territorial del país está compuesto por parcelas de menos de cinco hectáreas (minifundios), en las cuales se busca impulsar una política para mejorar la productividad en dichos espacios.

“El minifundio es el sistema o propiedad más amplia en el territorio nacional, en el caso siempre hemos reconocido que hay problemas para la producción”, indicó.

Sin bien reconoció que hay casos excepcionales de pequeñas parcelas productivas, por otra parte se intenta diseñar un modelo general que permita mejorar la competitividad de la mayoría de los minifundios mexicanos.

“Que pueda sacar de la pobreza a todos quienes son derechosos de estas parcelas pequeñas tan fragmentadas en el país”, apuntó. 

Entre las características del nuevo esquema de productividad se encuentra la compactación de áreas, compras y ventas en conjunto, así como modelos para mejorar los ingresos de los productores.

“Se trata de darle una visión empresarial al desarrollo alimentario del país, en lo que se requiere a la industria agroalimenticia Nuevo León se encuentra en el segundo y tercer lugar de producción”.

De acuerdo a informes de la Sagarpa, en el país hay un estimado de 3.5 millones de productores de minifundios. 

Martínez y Martínez dio a conocer que mientras en 1980 un productor tenía un ingreso per cápita en su campo estimado en 63 mil pesos, el ingreso ha ido a la baja y se ha estancado entre 49 y 50 mil en el año 2012.

“Esto quiere decir que es un dato muy notable del estancamiento en la productividad”, reconoció.

Tras una estancia de más de una hora en los foros de debate relacionados con políticas para el campo, en la capital de Nuevo León, el funcionario argumentó que se tomarán las inquietudes de los productores para tomarlas en cuenta en el desarrollo de nuevas iniciativas.