La STPV encuentra niños “esclavos” en bosque de Mazamitla

Jornadas de trabajo por máximo 20 pesos, ausencia a la escuela y nula seguridad social, hallan en predio de Puerta del Zapatero, en Sierra del Tigre.
Es un ejemplo contundente de cómo se lucra con la pobreza, destacó ayer Eduardo Almaguer.
Es un ejemplo contundente de cómo se lucra con la pobreza, destacó ayer Eduardo Almaguer. (Cortesía)

Guadalajara

Vestidos a la campesina, con lazos que hacen colgar de su cuello botes de cinco litros de capacidad —abrumadores para un físico que va de seis hasta 14 años de edad—; obligados a estar en la plantación de seis a ocho horas por día —sin tiempo para ir a la escuela—; y como paga, menos de un tercio de salario mínimo vigente. La tarea: recoger con manos pequeñas y diestras –algunas enguantadas; otras aguantadoras, pelonas- zarzamoras codiciadas en los mercados internacionales.

Esa es la media filiación de los 27 menores que sorprendió un equipo de inspectores de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social (STPS) en un predio boscoso cercano a Puerta de Zapatero, en la sierra del Tigre, la semana pasada.

Es un ejemplo contundente de cómo se lucra con la pobreza, destacó ayer el titular de la dependencia, Eduardo Almaguer Ramírez, quien dio un breve informe de 300 misiones que ya ha hecho su personal para enfrentar todo un sistema productivo basado en lo que se califica en las naciones desarrolladas como dumping laboral –mano de obra explotada, sin prestaciones, que permite competencia desleal de productos mexicanos desde las zonas rurales depauperadas-.

“En esta ocasión no contamos con la participación de la autoridad municipal, Mazamitla, y lo que hicimos fue resguardar a los niños en sus casas con sus mamás, se les trasladaron, se les informó a sus mamás, porque eran puras mujeres las que estaban trabajando en este predio junto a los niños, que podían regresar, mas no sus hijos, y se le está corriendo el traslado al DIF estatal, no solamente en cuanto a la intervención en el tema de los menores, sino para revisar la situación que guarda esta comunidad, y verificar en qué condiciones se encuentran; ver que si las mamás, además de ir a trabajar, se llevan a sus niños, que no están en la escuela, y ver de qué manera se les está garantizando su derecho a la salud, y por supuesto su derecho al juego, que está establecido en los protocolos y en los convenios internacionales”, comentó el funcionario, en conferencia de prensa.

La empresa responsable es Agro Tecnología Globalizada SA de CV, “orgullosamente mexicana”, la cual es ya objeto de una averiguación previa en la Procuraduría General de la República (PGR), querella presentada ayer mismo. “Es un delito federal, son multas muy altas, en este caso de hasta nueve millones 84 mil pesos y de uno a cuatro años de prisión. En esta ocasión no contamos con apoyo de la autoridad municipal, pues fueron omisos y no nos apoyaron, se requiere la participación de los tres órganos de Gobierno”,

Los niños sirven para completar el ingreso familiar, y están lejos de recibir, por trabajo equiparable al de un adulto, una paga similar: 1.80 pesos por cada bote de cinco litros colectado, precisó Almaguer. Al final de la jornada logran llenar diez u once botes, para obtener de 18 a 20 pesos que sirven para un kilo de tortilla de maíz y un cuarto de kilo de huevo. Nada más.

La trampa es que la empresa no contrata directamente, sino que es responsabilidad de los dueños de los sembradíos, quienes no cuentan con recursos para dar seguridad social y el pago que corresponde conforme a la ley, lo que configura un subsidio directo para los comercializadores.

De todas las inspecciones realizadas en un año, en cuatro se ha encontrado a menores laborando en condiciones de esclavitud. Son las mismas investigaciones que el Ministerio Público Federal debe desahogar. El dumping laboral parece una clave del éxito de las exportadoras mexicanas de productos agrícolas. En Jalisco se ha documentado desde hace casi dos décadas.

Claves

Antecedentes

- La explotación de la mano de obra agrícola es un fenómeno viejo en el campo mexicano y jalisciense. En el caso de esta entidad, comenzó con los trabajadores migrantes para la pizca de caña de azúcar en los ingenios abiertos en los años 50 y 60 del siglo XX; se sumó la producción hortícola y frutícola, que adquirió auge en los años 80 con la apertura comercial.

- Un informe emitido en 1998 por el Centro Pro Derechos Humanos Miguel Agustín Pro, tuvo el título por demás atinado de “La esclavitud en México”

- Las regiones de Jalisco abiertas a estas actividades son la Sur, la Sureste, la Costa Sur y la Valles, fundamentalmente.

- A partir de 1996, se denunciaron las condiciones infrahumanas de los migrantes, provenientes de Chiapas, Guerrero, Morelos, Veracruz, San Luis Potosí y Zacatecas, según el tipo de cosecha. Esto ameritó una recomendación de la entonces Ombudsman estatal, Guadalupe Morfín Otero, pero el problema no terminó, como resulta evidente , y además de los jornaleros migrantes, hay una creciente participación de las poblaciones rurales locales, severamente golpeadas por la crisis.