Alerta Relaciones Exteriores sobre “coyotes” 

Las "agencias de turismo" que operan al exterior de la Secretaría, pueden representar un riesgo para las personas, pues se les brinda acceso a datos personales que pueden usarse con otros fines.
La Secretaría de Relaciones Exteriores lanzó una alerta contra los "coyotes".
La Secretaría de Relaciones Exteriores lanzó una alerta contra los "coyotes". (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

¿Viene a tramitar su pasaporte? Nosotros les podemos ayudar. ¿Quiere sacar su cita?, nosotros lo hacemos por usted.

Estas son algunas de las frases que empleados de las llamadas agencias de turismo, que dan asesorías para obtención de pasaportes y visas.

A decir de Manuel Alejandro Garza Flores, delegado estatal de la Secretaría de Relaciones Exteriores, el cobro que realizan estas agencias es irregular, ya que el trámite para obtener la cita ante la dependencia, es gratuito y se hace directamente en las oficinas.

"Lo que hacemos es recomendarle a la gente de que el trámite es totalmente gratuito, que no tiene porqué asesorarse de nadie externo, porque son datos personales".

"Si hay casos en que los propios usuarios nos comentan que les ayudarán con sus citas en Relaciones Exteriores las personas que están en el exterior de este edificio federal, no se les puede retirar ni negar que ofrezcan tal o cual servicio".

Aseguró que en el delegación Coahuila se guarda la confidencialidad y la reserva que ahí se manejan de acuerdo a la Ley de Transparencia y Acceso a la Información Federal en atención a que se manejan datos muy importantes.

En tanto que la agencias, están obteniendo los datos personales de los interesados para después poderlos utilizar en otra cuestión.

"Esta delegación en su momento, si se presenta alguna irregularidad se reporta directamente en la Dirección Nacional de Delegaciones para que se tomen las acciones correspondientes, como es el bloqueo de las agencias que están realizando mal uso del "call center".

Aseguró que dejarse "orientar" por estas personas es un riesgo que corre el propio usuario, ya que cuando se habla para realizar su cita, es directamente con la propia Cancillería con quien se hace y sin correr riesgo alguno.