SEyT pidió la contratación directa de Canales Dávila

La solicitud de los servicios del despacho del sobrino del subprocurador Anticorrupción fue hecha por el secretario de Economía y Trabajo.
Se pidió que Ernesto Canales, titular de la Subprocuraduría Anticorrupción, no participara en la investigación.
Se pidió que Ernesto Canales, titular de la Subprocuraduría Anticorrupción, no participara en la investigación. (Raúl Palacios)

Monterrey

El titular de la Secretaría de Economía y Trabajo del Estado (SEyT), Fernando Turner Dávila, presentó una solicitud a la Tesorería Estatal para que el despacho de abogados Canales Dávila SC fuera contratado de manera directa y no por licitación pública.

El documento que MILENIO Monterrey posee indica que la SEyT dirigió una solicitud al director de Adquisiciones y Servicios Generales, Gonzalo Padilla Orozco, para que sometiera a consideración del Comité de Adquisiciones Estatal dicha petición.

Pese a que el documento justifica la contratación directa bajo el artículo 42 de la ley de Adquisiciones del estado; el nexo sanguíneo entre el subprocurador Anticorrupción, Ernesto Canales, y su sobrino, Bernardo Canales Fausti, integrante del despacho, delata un presunto conflicto de interés.

La contratación del despacho externo fue por servicios de asesoría jurídica con respecto al acuerdo con la empresa Kia Motors, en donde se otorgaron incentivos fiscales de manera irregular.

“Le solicito de la manera más atenta que se lleven a cabo los trámites administrativos correspondientes a fin de someter a consideración del Comité de Adquisiciones de la Administración Pública Estatal la presente solicitud de excepción de licitación pública, para la contratación de manera directa del servicio de consultoría jurídica con la persona moral denominada CANALES DÁVILA SC.

“Misma que cuenta con un Registro Vigente en el Padrón de Proveedores del Gobierno del Estado No. 0013489”.

Derivado de esta situación el Congreso del Estado citó a comparecer a Eduardo Alonso Mendívil, director general jurídico de la SEyT, luego de que el diputado del PRI, Gabriel Tláloc Cantú, denunciara una supuesta amistad con Bernardo Canales que pudo haber motivado su contratación directa.

En ese entonces el diputado advirtió que ambos, Alonso Mendívil y Bernardo Canales, compartían una amistad y la hacían publica en redes sociales, también pidió que Ernesto Canales se abstuviera de participar en la investigación.

Por lo tanto, será este miércoles 25 de enero cuando Eduardo Alonso Mendívil tenga que comparecer ante el Poder Legislativo y explicar el documento en el que se solicitó la contratación directa en lugar de licitación pública del despacho Canales Dávila SC.

Cabe destacar que la Ley de Adquisiciones, Arrendamientos y Contratación de Servicios del Estado de Nuevo León señala en su artículo 37 que no se podrá contratar a quienes puedan representar un interés personal, familiar o de negocios para servidores públicos, sus familiares, o socios.