SCJN revoca sentencia y niega amparo en caso de adopción

La resolución señala que el abuelo no tiene ningún lazo biológico con los menores.

Guadalajara

La primera sala de la Suprema Corte de Justicia de la Nación (SCJN) resolvió ayer el caso de la adopción internacional de tres hermanitos (de cuatro que son), quienes fueron separados del menor, revocando la sentencia recurrida y negando el amparo al abuelo materno, Miguel Aguirre Patiño, quien impugnó el proceso.

En su resolución, el órgano argumentó que al consumarse la adopción plena internacional de los tres niños el quejoso ya no tenía ningún lazo biológico con los menores, pues una consecuencia de la adopción plena es el rompimiento de los vínculos sanguíneos con la familia biológica y el establecimiento de lazos equiparables a los biológicos con la familia de los adoptantes.

La SCJN resolvió así el amparo en revisión 518/2013, a propuesta del ministro Alfredo Gutiérrez Ortiz Mena, referente a la impugnación del abuelo materno, quien no se opuso a la adopción de sus nietos, sino a dividirlos, al considerar que no se procuró la estabilidad emocional de los niños y, por el contrario, se
permitió su separación definitiva.

El juez de distrito que conoció del amparo revocó la sentencia del juez familiar que decretó la adopción plena internacional al estimar que en el procedimiento se violó la garantía de audiencia del abuelo materno, así como los derechos contenidos en el artículo 4 constitucional entre ellos, el derecho a su identidad familiar y parentesco con la familia biológica.

Ante ello, el DIF Jalisco, como autoridad responsable, y los padres adoptivos en carácter de terceros perjudicados, interpusieron el amparo en revisión, que fue atraído por la SCJN, la cual se pronunció por primera
vez sobre un caso de adopciones.

La primera sala reconoció que es un derecho de los niños procurar que permanezcan los lazos biológicos (no separarlos); sin embargo, determinó que en este caso resulta más benéfico para los menores permanecer con sus familias adoptivas, tomando en cuenta el interés superior de la niñez: los tres mayores ya han convivido por más de dos años con su familia en Italia y el menor en proceso de adopción plena por una familia de Guadalajara, donde derivado de pruebas periciales se corroboró que ha encontrado estabilidad emocional.