SAPAL dice no ser responsable de albañiles caídos

Ante que familiares reclaman indemnización de los trabajadores que cayeron de la construcción de un puente en 2010, el director de la dependencia quiere demostrar que estos no eran sus empleados.

Gómez Palacio, Durango

En la Junta de Conciliación y Arbitraje de Gómez Palacio, familiares directos de los dos albañiles que cayeron y murieron en el 2010 del puente peatonal en construcción sobre el río Nazas, demandaron al municipio el pago de la debido indemnización como patrón solidario, toda a vez que la empresa que los había contratado siempre fue "fantasma" y jamás se responsabilizó de ese compromiso.

Castrillón Jiménez dijo que la responsabilidad era de la empresa que los había contratado para esa obra.

Al respecto, el alcalde Luis de Villa, dijo que el proceso jurídico sigue y que serán respetuosos de la ley, que los tribunales se encargarán de emitir su fallo y sentencia, pues en este caso se trato de una empresa particular a la que fue contratada por la administración entonces de Carlos Aguilera y el interino de Gerardo de la Torre, por lo que la dependencia del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado (SAPAL) ha defendido jurídicamente.

El director del SAPAL, Jesús Mario Castrillón Jiménez, manifestó que esto se remonta al año 2010 cuando en plena construcción de un puente peatonal sobre el cauce del Nazas, se vino abajo con todo y trabajadores y con ello sobrevino la muerte de dos de ellos, cuya responsabilidad era de la empresa que los había contratado para esa obra.

El funcionario acudió a una de las muchas audiencias que se han celebrado en la Junta de Conciliación y donde se da un careo con los familiares, quienes reclaman en este caso que sea el municipio quien se haga cargo de la indemnización de ley en su carácter de patrón sustituto.

Recordó que esa empresa subcontratada no tenía registrados a sus empleados ante el IMSS.

"Desgraciadamente no son empleados nuestros, aunque los familiares están reclamando la indemnización, cuando no corresponde, debido a que ese contrato de obra lo gano a una empresa y esta a su vez subcontrató a otra, que es quien los había contratado como albañiles y de ahí la confusión, el enojo y el reclamo de los familiares de los albañiles fallecidos", indicó.

Recordó que esa empresa subcontratada no tenía registrados a sus empleados ante el Instituto Mexicano del Seguro Social y por ello no lograron el objetivo que ahora los familiares quieren obtener de la Presidencia Municipal.

Hizo ver Castrillón Jiménez que su única intervención en la Junta de Conciliación, es demostrar que los albañiles que fallecieron no fueron empleados ni del SAPAL ni del municipio, mas ignora que están demandando o cual es el monto que están demandando como indemnización.