CRÓNICA | POR CECILIA ROJAS

Ruedas del Desierto 'inaugura' mini banqueta del 11-40

El colectivo intentó utilizar los 50 centímetros que la constructora dejó como paso peatonal, en el desnivel de Gómez Palacio.

Torreón, Coahuila

El colectivo Ruedas del Desierto "inauguró" la mini banqueta del paso a desnivel 11-40. En un acto simbólico, intentaron de a uno por uno, usar los alrededor de 50 centímetros que la constructora dejó de banqueta.

Por delante, una silla de ruedas con un letrero que decía "Por eso no vine". Detrás, en fila india, al menos 50 integrantes del colectivo “Ruedas del Desierto” caminaron hasta menos de la mitad del paso a desnivel 11-40, ubicado en el bulevar Miguel Alemán.

La actividad se registró a las 17:30 horas de este sábado, citándose los ciclistas en un conocido restaurante ubicado cerca de esta vialidad que aún está en reconstrucción.

Poco a poco fueron llegando los ciclistas que de alguna forma posiblemente asustaron a los comensales del negocio de alimentos, pues el gerente salió a preguntarles por qué estaban ahí.

"Estamos haciendo una inauguración festiva pero también llena de rabia".

No los corrió. Aunque la colectividad siempre puede lograr en quienes observan las reacciones más diversas.

"Estamos haciendo una inauguración festiva pero también llena de rabia", indicó Francisco Valdés Perezgasga, integrante del colectivo.

El año pasado, el 30 de diciembre en su paseo en el municipio de Gómez Palacio, hicieron una protesta sobre el mismo 11-40, en la que solicitaron que se les tomara en cuenta y que exigían una infraestructura digna y sobre todo incluyente para peatones y ciclistas.

El resultado fue una reunión con el anterior Director de Obras Públicas, el ingeniero Betancourt, quien dijo Valdés, nada más les "mareó la gallina".

En esa junta, les indicó que por tal lugar iban a pasar las bicis y los peatones, presuntamente por debajo del paso, igual que los vehículos.

Un peatón no cabe en el tramo que quedó finalmente como banqueta. Al ver terminada la obra, los integrantes de Ruedas se percataron de que no está bien hecha.

Incluso han visto cuando los peatones tienen que pasar por ahí prácticamente pegados a la pared o con sus artículos ya sobre la carretera.

La silla de ruedas que llevaban los activistas, definitivamente no cupo ahí cuando intentaron pasarla, por lo que esta obra también de alguna forma, discrimina a las personas con alguna discapacidad que por no disponer de recursos para un vehículo, será prácticamente ejecutar el paso de la muerte.

Ante la declaración de un funcionario, Fernando Uribe de Obras Públicas, que refirió que por debajo del puente los vehículos van a transitar a 80 kilómetros por hora.

"Desconozco el reglamento de Tránsito de Gómez. Pero en el de Torreón se especifica que la velocidad máxima para un vehículo para transitar es de máximo 50 kilómetros por hora sin excepción. Y agregó que en vías rápidas se podrá viajar hasta a 60 kilómetros por hora", señaló.

El hecho es que esta regla no se respeta ni en Torreón y mucho menos se aplica en otras calles de los diferentes municipios de La Comarca.

Este desnivel es conocido porque a lo largo de la historia de La Laguna, se han registrado una gran cantidad de accidentes que incluso han sido mortales.

El director de Obras Públicas gomezpalatino, también señaló en días previos que si está contemplado un paso para peatones y ciclistas, para después y sobre las vías es "una mentada de madre", afirmaron los ciclistas presentes.

Un paso para peatones y ciclistas sobre las vías es "una mentada de madre".

Ante el paso del ferrocarril, será sumamente difícil y complejo que un peatón, un ciclista o alguien con alguna capacidad diferente, logre tener la suficiente paciencia y se quede ahí si tiene algo que hacer de manera rápida.

"Estarán aspirando a duplicar los accidentes mortales. No entiendo porque un político o un funcionario se ponen a ver cómo le hacen para matar más gente", destacó Francisco Valdés.

El mensaje que Ruedas del Desierto quiere dar a los ciudadanos con esta manifestación, es que todos somos peatones, incluso quienes tienen la ventaja de contar con un vehículo motriz para transitar por las calles.

La cantidad de personas que usan el transporte público o que usan bici para ir a sus trabajos, entre éstos los mismos trabajadores de la obra, son más que los que usan auto y por tal motivo, la consideración hacia estas vías debería ser prioridad para las autoridades.

Francisco Valdés, puntualizó que si se le quita una o dos cuartas a cada lado de los carriles vehiculares, la inversión no se dispararía y en cambio, sí sería una alternativa viable para poder salvar vidas.