En ropa de segunda las tallas grandes acaparan mercado

En Francisco I. Madero en una pila se exhiben en desorden las prendas de 5 y 10 pesos. En ganchos los sacos de marca ofertados en 70 u 80 pesos. Lo cierto es que la marca interesa poco.
La talla es lo que importa.
La talla es lo que importa. (Lilia Ovalle)

Francisco I. Madero, Coahuila

Entre las mesas donde se apila ropa de segunda mano, las familias maderenses buscan atuendo para gente grande.

Y son las mujeres, encargadas de preparar los alimentos, las que confirman que esta ciudad está poblada de gorditos por lo que buscan buenos precios y prendas amplias en buen estado.

La crisis también aprieta, afecta el mercado de la ropa y ante la búsqueda de prendas holgadas, la población de escasos recursos se vuelca en las mesas de ofertas, confiesa una vendedora semiambulante quien por temor pide omitir su nombre.

Tampoco se obedece la moda. Lo que se busca es buen precio en una prenda extragrande.

"Aquí no hay nada establecido, hay días buenos y otros no tanto, tenemos siete años vendiendo ropa de segunda y sabemos que los fines de semana se nos incrementa por la gente que viene de los ranchos", explica.

Entre mares de prendas las señoras se mueven en oleajes: remueven, escudriñan para verificar un buen estado y pescan unidades en arrebatos cuidándose de las manos competidoras.

En una pila se exhiben en desorden las prendas de 5 y 10 pesos. En ganchos los sacos de marca ofertados en 70 u 80 pesos. Pero lo cierto es que la marca interesa poco pues casi todas buscan prendas grandes.

"En Chávez estamos bien crecidos, somos una ciudad de gorditos y lo que más nos piden son tallas extra grandes, casi vendemos por tela y tamaño. Muchas señoras piden tallas equis, equis ele, doble equis y hasta tres equis", comparte una risueña vendedora que detalla tamaños como clasificación de películas.

La mercancía siempre se mueve, circula de mano en mano sea de paso o para ser comprada. Y a la población no le interesa por cuál frontera entra, si es de El Paso o la consiguieron en la ciudad de Piedras Negras.

Tampoco se obedece la moda. Lo que se busca es buen precio en una prenda extragrande.