Ante ola de asaltos "florecen" empresas de seguridad

En 10 años en el municipio de Monclova había solo 3 negocios dedicados a este giro y ahora se contabilizan por lo menos 30. Empresarios y ciudadanos gastan hasta 50 mil pesos en equipos.
El pasado 12 de marzo, personas que intentaban ingresar a robar en un restaurante de comida japonesa desistieron cuando se activó la alarma.
El pasado 12 de marzo, personas que intentaban ingresar a robar en un restaurante de comida japonesa desistieron cuando se activó la alarma. (Agencia Infonor)

Monclova, Coahuila

Al ritmo de un asalto diario en casa habitación (tan sólo en los casos que llegan a denunciarse), ciudadanos se ven en la necesidad de destinar una parte de sus ingresos a la contratación de seguridad privada.

Con la instalación de alarmas y cámaras cada vez más sofisticadas, representan gastos de hasta mil 500 pesos mensuales en renta y 50 mil pesos en compra de equipos para proteger la vivienda o el negocio.

A la par con el cada vez mayor atrevimiento de los ladrones, la tecnología ha ido evolucionando para tratar de garantizar la efectividad de los equipos, disuadir en principio la incursión de delincuentes, identificarlos y en un extremo evitar un daño mayor al patrimonio familiar.

Justamente un equipo de cámaras y alarmas, evitó el saqueo del restaurante de comida japonesa Zuki el pasado 12 de marzo en Monclova, ya que al activarse los dispositivos los ladrones huyeron dejando un boquete en el establecimiento.

Cámaras con imágenes cada vez más nítidas, chips para alertar simultáneamente a los propietarios de la activación de alarmas por teléfono, radio e internet, dispositivos de localización vehicular son parte de los productos que se ofertan a los clientes.

En una década, Monclova pasó de tres negocios dedicados al giro de seguridad privada a una treintena. En los últimos meses han detonado los asaltos a mano armada en casas habitación sin importar que sus moradores se encuentren en el interior.

Lo que ha provocado que se incremente la solicitud de servicios y pese a la gran competencia de todos estos establecimientos son rentables.

La demanda de servicios va directamente ligada a la incidencia de casos. Generalmente quienes llegan a contratarlos ya fueron víctimas de robo o asalto y perdieron parte de su patrimonio o tuvieron la experiencia de algún familiar o amigo cercano, explica Albino Peña Velasco, propietario de la empresa IC Red.