Riviera Nayarit en plena temporada de liberación de tortugas

Las tortugas marinas colocan un promedio de 250 nidos anuales por kilómetro en Nuevo Vallarta.
La playa de Nuevo Vallarta es la que mayor número de arribazones registra históricamente en la región.
La playa de Nuevo Vallarta es la que mayor número de arribazones registra históricamente en la región. (Cortesía)

Puerto Vallarta

En esta segunda quincena de julio se realizarán las primeras liberaciones oficiales de crías en el Campamento Tortuguero de Nuevo Vallarta, como parte de las acciones de educación ambiental que se han programado dentro del programa de Certificación Blue Flag que ostenta la playa Nuevo Vallarta Norte en este destino.

La playa de Nuevo Vallarta, no obstante el importante desarrollo turístico que tiene, es la que mayor número de arribazones registra históricamente en la región. Algunos datos del Programa Nacional de Conservación de Tortugas Marinas de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) señalan que durante 2010 se registraron 51 mil nidadas de tortuga golfina en el Pacífico mexicano, de las cuales unas seis mil fueron en los 14 kilómetros de playas de Nuevo Vallarta.

De acuerdo con especialistas, los estudios que se han realizado ubican a Nuevo Vallarta por encima de otros campamentos en zonas menos desarrolladas como la playa El Naranjo, cerca de La Peñita de Jaltemba.

El análisis de datos históricos a 10 años indica que las tortugas marinas colocan un promedio de 250 nidos anuales por kilómetro en Nuevo Vallarta. Tan sólo el año 2007 llegaron seis mil golfinas a ese lugar. El 2009, las estimaciones oficiales del campamento tortuguero establecido en Nuevo Vallarta, hablaban de que hasta octubre se habían recuperado cerca de cuatro mil nidos y liberado a 200 mil quelonios recién nacidos.

En este campamento la cifra aumenta cada año. El número de nidos recuperados creció 600 por ciento en los primeros ocho años de trabajo.

Una vez que se cumple el periodo de incubación y los huevos eclosionan, comienzan a darse los nacimientos, y el campamento de Nuevo Vallarta ofrece la oportunidad de ser uno de los afortunados que liberan a las crías. El programa contempla las liberaciones por las tardes, hacia la puesta del sol.