Reuso de desechos es buen negocio en industria textil

Como ejemplo, el académico del ITESM señaló en el Exintex 2014 que las envolturas de papitas y botanas pueden usarse con otros materiales para amortiguar la temperatura
Said Robles, director de la Maestría en Ingeniería Automotriz en el ITESM.
Said Robles, director de la Maestría en Ingeniería Automotriz en el ITESM. (Foto: Gabriela Martínez)

Puebla

Los desechos de basura pueden generar grandes negocios, sólo basta materializar una idea e innovar, dijo Said Robles Casolco, académico investigador del Instituto Tecnológico de Estudios Superiores de Monterrey (ITESM) campus Puebla.

Envolturas de papas fritas, residuos de llanta o la ceniza volcánica son algunos de los materiales que pueden utilizarse por ejemplo en la industria textil, destacó el director de la Maestría en Ingeniería Automotriz del ITESM, durante su ponencia "Aplicaciones de desechos para elaboración de artículos textiles", en la Exintex 2014 que se desarrolla en Puebla.

El reciclado de materiales puede convertirse en una oportunidad de negocio, dijo el especialista. Un empaque de frituras mezclado con otros materiales puede llevar a elaboración de equipos de protección apícola.

"Algo peculiar de estas envolturas es que al retirarles la grasa se conserva el aluminio y amortiguan la temperatura".

Comentó que el algodón de llantas puede ocuparse como composta para plantas, o al mezclarse con otros materiales, se puede fabricar aislante de ruido o telas para cubrir las bocinas de automóviles.

Robles Casolco recordó que el ITESM registró una patente de adaptabilidad de ceniza volcánica como abrasivo para la industria textil.

"La ceniza volcánica se convierte en un material que puede utilizarse en procesos como el Sand Blast, el cual consiste en el lanzamiento de materiales abrasivos con aire a presión, ocasionando cambios sobre cualquier superficie rígida y este proceso puede ocuparse en telas naturales o sintéticas".

La mayor parte de estos procesos tienen un alcance comercial, ya que son viables y de bajo costo para la industria, donde lo más importante es la innovación, destacó el académico.

Comentó que las ideas no deben quedarse sólo en la mente, "hay que patentarlas, las ideas no se guardan debajo de la almohada, algo sencillo hay que modificarlo".