Retorno vial divide a vecinos en Mirador del Sol

Se trata de un cierre que ha sido recomendado porque el uso del crucero se suele hacer en sentido contrario y expone a peatones, pero las obras fueron detenidas por protestas
Los vecinos de la colonia Mirador del Sol se han divido en un tema que aparenta ser simple: un retorno vehicular ubicado en avenida Labna
Los vecinos de la colonia Mirador del Sol se han divido en un tema que aparenta ser simple: un retorno vehicular ubicado en avenida Labna (Especial)

Guadalajara

Los vecinos de la colonia Mirador del Sol se han divido en un tema que aparenta ser simple: un retorno vehicular ubicado en avenida Labna, entre Kinichahua y Kukulcan, que el gobierno de Zapopan pretende cerrarlo porque su uso es peligroso, y frecuentemente se meten autos en sentido contrario y ponen en riesgo a los viandantes por la gran velocidad a que maniobran.


Los directamente afectados con el riesgo, ocupantes de las casas del sitio, están de acuerdo con la acción de la Dirección de Obras Públicas. Los que viven más alejados y sólo ven la incomodidad de no dejarlos maniobrar y llegar más pronto a sus domicilios.
Lo paradójico es que los vecinos habían solicitado la obra hace tres años, en que firmaron una petición en que se solicitaba cambio del camión recolector de basura, revocación de licencia de terrazas, y cierre total del retorno vial.

A partir del 19 de octubre, se retomó el tema del retorno vial, y los interesados acudieron al ayuntamiento de Zapopan, al Congreso del estado y en particular, a la dirección de Obras Públicas municipales, donde se determinó la viabilidad de cerrar el paso vial. Los trabajadores llegaron el 22 de febrero al lugar, a partir de las nueve de la mañana, pero algunos vecinos que se consideran afectados, acudieron a reclamar a los trabajadores, quienes una hora después se retiraron sin efectuar el cierre.

Ese grupo de opositores se continuaron manifestando. Los que están a favor de la obra también hicieron valer sus argumentos, y al final, se determinó que mañana martes se discuta al seno de la junta de colonos, cita a la que acudirán representantes del municipio. “Algunos vecinos argumentaban que ellos habían firmado el escrito de hace tres años sólo para el cierre de las terrazas pero no para el retorno y comentaron que las firmas se habían utilizado para otra cosa”, dijo un testigo a MILENIO JALISCO, pero el documento de ese año está claro respecto a las tres peticiones.

“Los vecinos argumentaron sólo cosas a su conveniencia de que si se cerraba el retorno y se abría una cuadra adelante les quedaría más lejos para dar la vuelta y que eso no solucionaría la problemática porque los vecinos seguirían metiéndose en sentido contrario sobre Labna toda la cuadra hasta Kukulcan, algunos comentaron que podría cerrarse el retorno y abrirlo directo sobre Kinichahua ya que enfrente estaría el barda de las terrazas y no habría casas que pudieran ocasionar algún problema tanto a sus moradores como a las fincas, cosa que me pareció aceptable”, dijo uno de los vecinos favorables a la obra.

Otro vecino de la calle Chimalpopoca opuso: “yo vivo en una calle muy tranquila y si cierran aquí y abren Chimalpopoca los accidentes de aquí se cambiarían para allá”. Lo cierto es que las casas de ese crucero padecen el riesgo de forma permanente. “La mayoría de la gente que vive sobre Kinichahua se mete en sentido contrario por todos lados y si viene un coche sobre Labna y ellos intentan tomar el retorno para no chocar se suben a la banqueta y si hay alguna persona ahí en ese momento la exponen a un accidente, ya ha habido infinidad de accidentes aquí, algunos graves, por eso creo que ese retorno debe cerrarse y abrirse en otro lado, espero que las autoridades tomen conciencia de ello y no se dejen manipular”, añadió uno de los quejosos.

De hecho, hay un dictamen favorable al cierre elaborado por Infraestructura vial del Estado, que debería cumplirse porque el texto clarifica el tema de los riesgos, añadió.

Este no es un problema de toda la vida. “Hace 20 años no teníamos ese problema porque el tráfico era mínimo pero desde hace unos años este se ha incrementado por la Univa, La plaza Ciudadela y algunos fraccionamientos nuevos que se han abierto en las cercanías a Mirador del sol y dentro de pocos años el tráfico se incrementará demasiado cuando se terminen de construir las cinco o seis torres, a un costado de la plaza Ciudadela, además existe un complejo urbano que empezarán a construir donde se ubicaba La Kodak…”. Es un problema típico de una ciudad donde prevalecen intereses particulares sobre comunes, tanto en el tema de los usos de suelo como en lo relativo al estilo de vida con el menor esfuerzo personal.