Retiran 237 unidades de transporte que operaban fuera de la ley

Los transportes no contaban con las mínimas medidas para garantizar la seguridad de los usuarios
Transporte público, nueva alza.
Transporte público. (Foto: Gabriela Martínez)

Tlaxcala

Para garantizar la integridad física de la ciudadanía tlaxcalteca, la Secretaría de Comunicaciones y Transportes del Estado (Secte) ha retirado de circulación a 237 unidades que prestaban servicio público por no contar con las medidas mínimas de seguridad para los usuarios.

Con estas acciones, el Gobierno del Estado, a través de la Secte, da cumplimiento irrestricto a la ley en materia de transporte público, con la finalidad de mejorar el servicio y garantizar la seguridad de los usuarios durante sus traslados.

Del total de unidades retiradas, en el año 2011 se registraron 51 aseguramientos entre motos y bicitaxis; para 2012 la cifra se elevó a 104 vehículos, mientras que en el presente año se logró quitar de la circulación a 82 unidades, de las cuales 47 corresponden a taxis, servicio colectivo, transporte escolar y de personal.

Los municipios donde se realizaron estas acciones preventivas son Apizaco, Atlangatepec, Calpulalpan, Cuapiaxtla, Huactzingo, Huamantla, Hueyotlipan, Ixtacuixtla, Mazatecochco, Nativitas, Nopalucan, Papalotla, San Pablo del Monte, Sanctorum, Tlaxcala, Teacalco, Tequextitla, Tenancingo, Tepeyanco, Tetla, Tlalteluco, Tepetitla, Xalostoc y Zitlaltepec.

Además, la institución realiza de manera permanente la supervisión y vigilancia del transporte público de pasajeros en todo el territorio estatal, para detectar la presencia de motos y bicitaxis así como de unidades "pirata", que por lo general carecen de concesión o autorización de la dependencia para prestar este servicio.

Cabe señalar que el retiro de unidades se realiza con el apoyo interinstitucional de la Secretaría de Seguridad Pública (Sspe), de la Procuraduría General de Justicia del Estado (Pgje) y de la Secretaría de Gobierno, con base en la normatividad correspondiente y apegados a la ley en la materia.

De esta manera, el operador y las unidades que no cumplen con la normatividad, son puestos a disposición de la Pgje, para determinar su situación legal.

En tanto, el apoyo de la Sspe es para salvaguardar la integridad física de los inspectores de la Secte y evitar enfrentamientos o agresiones por parte de los choferes o concesionarios.

Con estas acciones, el Gobierno del Estado ratifica su compromiso de velar por la seguridad del usuario del transporte público, a través de la vigilancia de las condiciones en que se presta el servicio para garantizar la eficiencia y legalidad del mismo.