El restaurant “Raíces” en Durango ofrece alacranes

El comercio se ubica en el corredor Constitución, entre las calles Aquiles Serdán y Negrete, el cual es un concepto novedoso pues es 50% museo y la otra mitad es restaurante.

Durango, Durango

A través de redes sociales pudimos conocer una oferta gastronómica completamente distinta a la que se ofrece en los restaurantes en la ciudad de Durango, se trata del restaurant “Raíces” Comida Mexicana & Dolores Mezcal Bar, que se ubica en el corredor Constitución, entre las calles Aquiles Serdán y Negrete, número 106 de Constitución, bajo un concepto novedoso ya que es 50 por ciento museo y 50 por ciento restaurante, con el único propósito de preservar las tradiciones duranguenses.

especto al veneno del alacrán, se señaló que durante el proceso y con la receta que se maneja, el veneno queda excluido del platillo.

En ese lugar se acaba de incorporar un ingrediente local a la gama de platillos que se manejaban de comida mexicana, se trata de “tacos de alacrán”,  ya sea capeado, al ajo, a la BBQ, frito o a la mantequilla, son las opciones en las que se puede pedir el alacrán en este restaurante. 

Sergio Ávila, dueño del lugar señaló que la idea surge desde su infancia, ya que el alacrán siempre estuvo presente en su familia, por ser duranguense.

Con la finalidad de que las tradiciones no se pierdan se buscó incorporar el alacrán en la gastronomía local, se pensó en la manera de suavizar el sabor del alacrán hasta que se encontró la fórmula de mezclarlo en tacos, sin embargo actualmente se están preparando otras especialidades que próximamente saldrán a la venta. 

“La receta es secreta y el proceso está en proceso de certificación, ya que se pretende patentar la preparación de este platillo que surgió en este lugar, el chef que prepara está fórmula secreta es de Durango, es un producto cien por ciento duranguense”, señaló Sergio Ávila. 

Respecto al veneno del alacrán, señala que durante el proceso y con la receta que se maneja, el veneno queda excluido del platillo, ya que este se conforma de ácidos separados, estos se juntan cuando el animal va atacar, durante el proceso de cocción se elimina la toxina y se potencializa las proteínas del alacrán. 

También se encuentran platillos mexicanos como: bistec al albañil, mole rojo pollo, chicharrón en salsa, chicharrón verde de yesca, asado (rojo/verde), tinga de pollo, entre otros.

Sergio Ávila aclara que el sabor del alacrán es muy peculiar, no hay algún comparativo dentro del amplio espectro gastronómico que hay en el país, no se asemeja a los chapulines o insectos que se preparan en el sur de México, el sabor es algo ácido, algunos paladares lo catalogan como amargoso, con la mezcla que se logró en este restaurante, queda un manjar aún para el paladar más exigente. 

Explica que son crocantes, no truenan como las palomitas de maíz, son bastante ricos. El platillo se conforma de una cama de arroz, frijoles, aguacate, una ensalada y en la tortilla los alacranes al gusto del comensal por tan solo 30 pesos. 

Además se encuentran platillos mexicanos como: bistec al albañil, mole rojo pollo, chicharrón en salsa, chicharrón verde de yesca, asado (rojo/verde), tinga de pollo, picadillo, platillos vegetarianos como rajas con queso, papas en salsa verde con crema, champiñones con queso, requesón y nopalitos a la mexicana. Estos guisos pueden ir acompañados de huaraches, sopes, chonchas y durangueñas.