Reproches y dos alcaldías tomadas en sucesión de alcaldes en Tlaxcala

Los alcaldes entrantes denuncias irregularidades por parte de ediles salientes
Valentín Gutiérrez, rindió protesta como alcalde de Apetatitlán.
Valentín Gutiérrez, rindió protesta como alcalde de Apetatitlán. (Foto: Javier Conde)

Tlaxcala

En medio de cuestionamientos a exalcaldes, inconformidades por parte de trabajadores de ayuntamientos, de "padrinazgos" políticos y con la toma de dos alcaldías en la entidad, este primero de enero 60 nuevos alcaldes rindieron protesta constitucionalmente.

Desde temprana hora, en la mayoría de las comunas se inició con este acto protocolario, donde la presencia de la fuerza pública, de la policía federal y en algunos casos de elementos del Ejército Mexicano fue notable con el objeto de garantizar gobernabilidad.

Lo cierto, es que la mayor parte de los alcaldes entrantes lanzaron discursos en contra de quienes gobernaron hasta el 31 de enero. Y es que consideraron que dejaron lesionadas las arcas en algunos ayuntamientos como Huamantla, Apizaco, Apetatitlán, entre otros.

A las 10:00 horas, Alejandro Aguilar López tomó protesta como presidente municipal constitucional de Huamantla. En dicho acto convocó a la sociedad a construir una comuna progresista y sostuvo que la ciudadanía no ignora la complejidad administrativa.

Por ello, ordenó a su gabinete a concluir y solventar el proceso de entrega-recepción, mismo que se encuentra rezagado y con algunas anomalías. Criticó el trabajo realizado por el Órgano de Fiscalización Superior (OFS) porque ha sido entre claroscuros y en cierta forma "solapador" del anterior edil, Carlos Ixtlapale Gómez.

En Apizaco, el panista Jorge Luis Vázquez Rodríguez, rindió la protesta de ley, Lo extraño, de su discurso es que lanzó indirectas en contra de su gurú político Orlando Santacruz Carreño, el edil saliente y artífice para que él llegara a gobernar el municipio de mayor economía.

Cabe señalar que el municipio de Apizaco enfrenta problemas de severos de recolección de basura y delincuencia, por lo que el actual edil se comprometió a resolver dichos puntos en los próximos meses, aunque haya dejado Santacruz Carreño una deuda de 50 millones de pesos.

Asimismo, datos oficiales indican que los ayuntamientos de Nopalucan y Tenancingo permanecen tomados, mientras que elementos de la Secretaría de Seguridad Pública (SSPE) se mantuvieron en los accesos principales de aquellas localidades para evitar algún desmán.

En el primer caso, habitantes Nopalucan tomaron la alcaldía para impedir que el edil electo perredista, Felipe Muñoz Barba, asuma el cargo, pues argumentaron que el Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación (TEPJF) actuó con dolo al fallar a favor del sol azteca.

Mientras que en el segundo caso trabajadores del municipio de Tenancingo optaron por realizar la toma de las instalaciones de la alcaldía en plena exigencia de los recursos por concepto de salarios que aún se les adeudan.

Asimismo, en el municipio de Apetatitlán, rindió protesta de ley, el panista Valentín Gutiérrez Hernández quien señaló en su mensaje que le heredaron un ayuntamiento "devastado", con severos problemas económicos y con inconformidades de la base trabajadora.

Mientras que en Panotla, Santa Ana Chiautempan, Tlaxco, Nativitas, Tlalteluco, Nanacamilpa, Zacatelco, entre otros, la tónica del discurso fue la misma en contra de los alcaldes salientes.

Finalmente, en la capital del estado, la ceremonia de toma de protesta del nuevo alcalde, Adolfo Escobar Jardínez, se desarrolló en el histórico teatro Xicohténcatl, donde se dieron cita la crema y nata del panismo tlaxcalteca, quienes atestiguaron la consumación a más de 70 años de hegemonía priísta.