Reportan 14 derrumbes por lluvias en la Otomí-Tepehua

La precipitación bloqueó nuevamente la vía corta a San Felipe Orizatlán, donde se iniciaron trabajos para reabrir la circulación.
Se registraron caídos y azolve de cunetas en la vía Calnali–Papatlatla.
Se registraron caídos y azolve de cunetas en la vía Calnali–Papatlatla. (Cortesía)

Pachuca

Como consecuencia de las fuertes lluvias en los últimos días, en la vía Metepec-San Bartolo en la región Otomí-Tepehua se han registrado deslaves y caídos de material que empezaron a ser retirados; además, por derrumbes, la precipitación bloqueo nuevamente la vía corta a San Felipe Orizatlan, donde también se iniciaron trabajos para reabrir la circulación, informó la Secretaría de Obras Públicas y Ordenamiento Territorial (SOPOT).

Brigadas de la dependencia estatal, en colaboración con personal de Conservación de Carreteras, iniciaron labores de escombro para limpiar ambos tramos, que impidieron el tránsito por la caída de piedras y lodos.

En su cuenta oficial de Twitter, la SOPOT además reportó un derrumbe en la carretera estatal San José-Coacuilco; así como caídos y azolve de cunetas en la Calnali – Papatlatla. Mientras que en el kilómetros 147 de la vía Pachuca-Huejutla se presentaron derrumbes, lo que ocasionó la obstrucción parcial del paso.

De igual manera, en Metztitlan, en la carretera Tianguistengo-La Morita-Otlamalacatla-Lindero, hubo presencia de rocas en varios puntos.

En total fueron 14 caídos y derrumbes por lluvias en la Sierra Alta, Huasteca y Otomí Tepehua; sin embargo, no hubo municipios ni localidades incomunicadas.

En otro tema, la Secretaría de Obras Públicas dio a conocer que para no afectar la actividad comercial en la calle Morelos de Pachuca, en el primer cuadro de la ciudad, los trabajos de remodelación de la sexta etapa del Centro Histórico, que incluyen ocultar líneas eléctricas, tendido del concreto y forjado de banquetas, se realizan por las noches, cuando no hay circulación por esa zona.

En cuanto a los trabajos de la primera troncal del Tuzobús, el titular de la SOPOT, Jesús Romero Quintanar, reveló que aún restan por contratar a tres empresas, las cuales obtendrán ganancias cercanas a los 200 millones de pesos por los trabajos de tecnologías, sistema de control de tránsito y la construcción del carril confinado.

Aunque las once licitaciones pasadas para la misma obra las ganaron constructoras hidalguenses, el funcionario consideró poco probable que en estos casos se repita esta situación.

“Es una publicación nacional, nosotros no podemos ni inducir ni orientar hacia algún tipo de proveedores. El resultado que hemos tenido es que los productores locales han ganado por sus costos de operación y la presencia que tienen, pero en el caso de dos de las tres que vienen lo veo un poco complicado que sean locales porque una (licitación) es de tecnologías y no tenemos en el padrón de gobierno del estado ninguna empresa que se dedique al ramo, lo mismo sistema de control al tránsito”, indicó.

Respecto a las protestas por parte de materialistas locales agremiados a la Confederación de Trabajadores de México (CTM) quienes exigen ser considerados por la empresa Hildasin en las labores de la línea uno del Tuzobús, comentó que es un asunto interno en el que no puede intervenir el gobierno estatal, ni exigir que se emplee a personas de un determinado lugar.