Repatrian cada año de 4 a 5 mil niños a México

El proceso de adaptación para estos menores resulta doloroso debido a que en México no hay una política pública enfocada a la integración de los migrantes; incluso un gran porcentaje de ellos no ...
Estos pequeños tienen problemas en su rendimiento e integración escolares.
Estos pequeños tienen problemas en su rendimiento e integración escolares. (Archivo)

Huixquilucan

Cada año Estados Unidos repatría entre 4 y 5 mil niños a nuestro país, muchos de ellos sin padres, quienes sufren un doloroso proceso de adaptación debido a que en México no existe una política pública enfocada en la integración de dichos menores.

El doctor Javier Urbano, coordinador del Programa de Asuntos Migratorios (Prami) de la Universidad Iberoamericana, dijo que esta situación genera muchos problemas para los niños y jóvenes repatriados, como son bajos niveles de rendimiento escolar, principalmente porque muchos de ellos no hablan español y, por lo tanto, no pueden cumplir con los requisitos y niveles de una escuela primaria o secundaria nacional.

El problema es grave debido a que hay muy pocas organizaciones no gubernamentales enfocadas a la reintegración social y educativa de niños y jóvenes repatriados.

Dijo que al mes regresan a México entre 400 y 450 niños, muchos de ellos sin sus padres, y por ello lamentó que no exista interés de organismos como el Instituto Nacional de Migración de vincular a la sociedad con el migrante.

"Se requeriría transferir recursos gubernamentales con la etiqueta de procesos de adaptación del retornado. Esta estrategia debería estar focalizada en poblaciones de niños retornados, y se debería llevar a cabo por la vía bicultural, tanto en inglés como en español", sugirió Urbano.

El coordinador comentó que varios de estos niños y jóvenes sufren acoso y hostilidad en las aulas escolares, así como problemas emocionales. "Llegan a ser vistos como extraños, incluso como traidores a la propia cultura mexicana. Esta es su circunstancia", puntualizó.

Precisó que los niños y jóvenes que vuelven a México no son "deportados", sino "repatriados", debido a que, por ser menores de edad, son inimputables.

"Las circunstancias de estos jóvenes son bastante complejas. Muchos ya tienen derecho a la ciudadanía estadounidense, pues son hijos de gente que emigró sin documentos, pero nacieron allá, y cuyos padres, al ser deportados, deciden traérselos".

Al respectio aclaró que, de permanecer en territorio estadounidense, terminarían bajo custodia del Estado.

De igual manera, añadió que la mayor parte de los retornados se concentra en estados con altos niveles de marginación y baja escolaridad, por lo que las políticas públicas están obligadas a atender las necesidades específicas que este sector requiere.