Rentan viviendas en zonas de alto riesgo

Personas que fueron reubicadas son los dueños de las casas que alquilan a otras familias.
Quienes rentan por la falta de solvencia económica aceptan vivir bajo ese riesgo, por lo que las viviendas serán demolidas.
Quienes rentan por la falta de solvencia económica aceptan vivir bajo ese riesgo, por lo que las viviendas serán demolidas. (Archivo)
Se reubican a personas que vivían en zonas de alto riesgo. (Axel Chávez)

Pachuca

El subsecretario de Atención a Comunidades Marginadas y Zonas Indígenas, Rigoberto Valencia Pérez, informó que detectaron casos de personas que fueron reubicadas de localidades con alto riesgo -por fallas geológicas, donde se han registrado derrumbes, hundimientos o desgajamientos, así como por daños a consecuencia de fenómenos naturales como el huracán Ingrid de 2013-, quienes para tener un beneficio económico rentan las viviendas que antes habitaban y fueron severamente afectadas, lo cual pone en riesgo la vida de más pobladores.

“En Pisaflores hubo una inundación, las viviendas se le redujeron a la población, las gentes se cambiaron de ahí y las casas que debieron haber derrumbado hoy son rentadas a otras personas.

“La gente, a la hora que le pedimos la comprobación de la vivienda para reubicarlo, nos dice que a ellos se las renta el dueño, quien ya ha sido reubicado”, reveló el funcionario. 

Quienes rentan por la falta de solvencia económica, aceptan vivir bajo ese riesgo, por ello dio a conocer que las casas de todas las personas que ya han sido reubicadas serán derribadas, además de buscar un mecanismo de apoyo para quienes aún las habitan por no tener un patrimonio.

La directora general de Atención a Comunidades Marginadas, Yareli Melo Rodríguez, precisó que son 40 viviendas las que serán derribadas en la Sierra y la Huasteca para evitar que sean reutilizadas, en las localidades de Cuatlimax, Ixtapala, Tenango, Chalma, Barrio Chiconcoac y Barrio Aztlán, en Jaltocán.

Niegan reubicación

Los funcionaros señalaron que existen familias que aunque tienen conocimiento que habitan zonas de alto riesgo y califican para ser reubicados, se niegan a recibir el apoyo, por el arraigo a su tierra, tal es el caso de los habitantes de Carrizal del Sótano, donde por falla geológica la comunidad está en peligro de derrumbe y hundimiento.

“Hemos ido a platicar con las personas para explicarles que están en una ladera o en cualquier otra superficie que por su naturaleza física puede ocasionarse un derrumbe, pero la gente dice ‘yo aquí nací, aquí voy a vivir y aquí voy a morir’ y a veces el no querer desarraigarse de su tierra nos genera este problema”, comentó Valencia Pérez.

En el caso de Meztitlán, aseguró que “desde hace dos años el gobierno del estado ha solicitado la reubicación pero los pobladores difícilmente lo permiten”.

Ellos se niegan con el argumento de que el terreno donde los pretenden ubicar también es de riesgo, sin embargo, el subsecretario lo descartó.

Para 2014, la Subsecretaría de Atención a Pueblos Indígenas y Comunidades Marginadas prevé invertir 28 millones de pesos en acciones de mejoramiento de vivienda, como los llamados “cuartos rosas” en la Huasteca, Sierra Gorda y municipios del sur para disminuir las agresiones contra mujeres a causa de hacinamiento.

Un techo

La directora de Atención a Comunidades Marginadas, Yareli Melo Rodríguez, informó que durante el año pasado invirtieron 58 millones de pesos mediante los programas de Espacios de la Vivienda y Mejoramiento de Vivienda, logrando mil 900 acciones de pisos de concreto, mil 564 acciones de mejoramiento de vivienda, 55 letrinas, 27 fotoceldas.

“Se pudo acceder al rubro de infraestructura básica con la ejecución de dos electrificaciones, 40 viviendas para atender a familias afectadas por huracanes en Jaltocán, Tlanchinol y Lolotla, así como algunas otras de muy escasos recursos, con el programa normal estatal. A ello se suman 5 mil metros cuadrados de techumbres es decir viviendas que contaban con muros adecuados, además de la construcción de 109 sanitarios para localidades de Molango y de la Huasteca”.

Especificó que se entregó de material para la construcción de 543 cuartos rosas y 500 acciones de pisos firmes para 700 familias, sobre todo en el polígono donde se presentó la contingencia por el cólera.