Deben usar "material de uso rudo" en arreglos de paseos

A pesar de que podría resultar costoso, el beneficio se vería reflejado a largo plazo, ya que la durabilidad de las reparaciones sería mayor, y el mantenimiento se reducuría considerablemente.
La Alameda Zaragoza es quizás la que más daños presenta en su infraestructura.
La Alameda Zaragoza es quizás la que más daños presenta en su infraestructura. (Luis Alberto López )

Torreón, Coahuila

Especialistas en arquitectura, consideran que los proyectos que vayan a ejecutarse en los tres paseos públicos principales de Torreón, deben incluir materiales de uso rudo, así como no alterar los detalles que le dan identidad a la región.

"Puede que resulte costoso, pero el beneficio que se va tener es más grande", afirma Víctor Hugo Torres Romo, presidente del Colegio de Arquitectos de La Laguna.

"Nosotros sugerimos el uso de material de tráfico pesado, para que tenga mayor durabilidad y la inversión de mantenimiento no sea tan grande".

Explica que resulta fundamental definir la función social de cada uno de los espacios, porque incluyen actividad comercial y recreativa. 

"Tiene que hacerse un estudio sobre los espacios que componen a cada plaza pública y ver lo que la sociedad está demandando".

"En el caso del Bosque Venustiano Carranza hay una alberca que pudiera reactivarse con un fideicomiso y de esa forma la use la población durante el verano", expone.

Hugo Estrada Reyes, arquitecto especializado en inmuebles y monumentos históricos, opina que la autoridad debe tener presente algunas normativas antes de realizar modificaciones en los espacios.

"Se han pasado por alto ciertas normas acerca de los monumentos y el patrimonio que existe. En el caso concreto de la Alameda Zaragoza tenemos el ejemplo más reciente de que la Fuente del Pensador".

"Fue pintada de un color que afectaba la imagen urbana, sin embargo gracias a la presión ciudadana se dio marcha atrás", explicó.

Recuerda que algo similar sucedió en la Plaza de Armas hace cuatro años, cuando fue renovada, en específico por el piso que fue colocado, el cual además de romper con la armonía del paseo público, intensifica las temperaturas calurosas.

"Fue algo arbitrario por la forma, pues debe existir un consenso con gente que sepa acerca de patrimonio histórico".

"En el caso del piso no se tomó en cuenta la tradición que se tenía y con el actual el calor se siente más porque funge como un espejo que refleja la luz de sol", detalla.

Estrada Reyes considera que también debe tomarse en cuenta la actividad comercial de los espacios y regularla para que la imagen de paseo público no sea opacada.

"Debe controlarse la parte comercial porque daña la imagen, es decir, no prohibirla sino regularla", aclara.

Ambos arquitectos coinciden en que también debe realizarse un estudio de uso de suelo para determinar el tipo de piso que debe colocarse.

"Hay que determinar el tipo de piso más conveniente y buscar que el mobiliario urbano sea de una calidad alta por los climas extremos que tenemos".

"En la Alameda Zaragoza existe un problema con las banquetas, pues existen algunos asentamientos. Podría darse un remozamiento o cambiar el sistema por un piso que fuera de concreto estampado con algunas figuras", sugiere Torres Romo. 

En ese contexto, Estrada Reyes opina que debe tomarse en cuenta que los materiales y el mobiliario urbano puedan acoplarse a las temperaturas extremas de la región.

Cabe destacar que esos tres paseos públicos han sufrido diversas modificaciones en los últimos diez años, sin embargo las obras han quedado deterioradas.

Según los arquitectos, una de las causas ha sido que los materiales usados no fueron los apropiados.

CLAVES

-En el 2003, durante la administración de Guillermo Anaya, fue construida una nueva barda perimetral en el Bosque Venustiano Carranza.

-Durante esa misma gestión, la Alameda Zaragoza sufrió una remodelación similar con la colocación de nuevas bancas.

-En el 2010, durante la administración de Eduardo Olmos y en el marco de las actividades del Centenario de la Revolución, la Plaza de Armas fue renovada y los trabajos causaron inconformidad por su estilo.