Remodelan plaza Guadalupe de Tepotzotlán

El proyecto tiene por objetivo revalorar a un conjunto de poblaciones que representan alternativas diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros mediante su cultura.

Tepotzotlán

Con recursos del Programa "Pueblos Mágicos", fue remodelada la Plaza Guadalupe en la cabecera municipal de Tepotzotlán, estrenada esta Semana Santa por turistas y lugareños que pudieron disfrutar de este lugar de esparcimiento con un toque campirano.

El sitio, ubicado frente a la Capilla de Guadalupe, a dos cuadras de la explanada principal de la demarcación, contaba con varios árboles que tenían rodetes, donde las personas acostumbraban sentarse a disfrutar del espacio.

Gracias a la remodelación de este espacio, fueron construidas una fuente, varias bancas de descanso, así como la implementación de flora en los mismos. Con ello, los visitantes del Pueblo Mágico tendrán más lugares donde poder reposar, así como tener una imagen más apropiada para la cabecera municipal.

Estas acciones se lograron con la cooperación, planificación y elaboración del Consejo Pro Pueblos Mágicos, que busca ganar más espacios para que Tepotzotlán siga preservando la imagen de un municipio en urbanización y por lo que es considerado una zona importante cercana a la ciudad de México.

Los recursos con los que restauraron la plaza, fueron proporcionados por parte del proyecto de “Pueblos Mágicos”, el cual abarca la remodelación de los espacios públicos e instaurar más sitios que ofrecer a los visitantes donde puedan realizar diversas actividades.

Este programa, desarrollado por la Secretaría de Turismo en colaboración gobiernos estatales y municipales, contribuye a revalorar a un conjunto de poblaciones del país que siempre han estado en el imaginario colectivo de la nación, y que representan alternativas frescas y diferentes para los visitantes nacionales y extranjeros.

Los objetivos son resaltar el valor turístico de localidades para estructurar una oferta turística innovadora y original, que atienda una demanda naciente de cultura, tradiciones, aventura y deporte extremo en escenarios naturales, o la simple, pero única cotidianidad de la vida rural.