CRÓNICA | POR CECILIA ROJAS

Reliquia monumental a San Juditas en el Cerro de las Noas

Deliciosos aromas

Aunque se dijo que iban a haber danzantes, fueron los grandes ausentes, ya que posiblemente se encontraban bailando en otros altares erigidos al patrono de las causas imposibles.

Torreón, Coahuila

Por primera ocasión el Santuario del Cristo de las Noas tuvo una reliquia monumental en honor a San Judas Tadeo este 28 de octubre.

Aunque se dijo que iban a haber danzantes, fueron los grandes ausentes, ya que posiblemente se encontraban bailando en otros altares erigidos al patrono de las causas imposibles.

Alrededor de 300 personas estuvieron ahí preparadas con sus "tupper" y viandas para llevar un rico taco de reliquia.

El Obispo de Torreón, José Guadalupe Galván Galindo, comenzó esta festividad que se espera sea tradicional y se realice año con año, inaugurando y bendiciendo la rotonda a San Judas, que será usada como capilla, justo subiendo este santuario.

Bravo, el sol obligó a muchos a usar lentes de sol y a buscar guarecerse en alguna sombra, que por ahí, eran escasas.

"Después de la Vírgen de Guadalupe, la devoción de San Judas está muy arraigada y no sólo en las iglesias, sino también en los barrios. Vemos como la gente hace su altarcito, pone la imagen de San Judas, hay una danza y después comparten los alimentos que aquí llamamos las reliquias".

La devoción es rotunda. San Judas fue uno de los doce apóstoles, uno de los Judas, el que no traicionó a Jesús, el mártir de la Iglesia, que permite que nos acerquemos a Dios a través de él.

En la Misa, el Obispo habló de la vida del santo, de como lleva la imagen de Jesús en el pecho en un medallón dorado y como permite que la gente de una colonia se reúna en torno a una devoción que se transmite de generación en generación y que va tomando auge.

Al concluir el servicio eclesiástico, la gente se dirigió a un comedor instalado en el Santuario, donde desde temprano fueron llegando estudiantes de gastronomía de seis universidades locales que se dedicaron a preparar la reliquia con la receta tradicional.

Olía delicioso. En enormes cazos y ollas, de barro o aluminio, se llevaban las viandas. Las filas se armaron pronto. Alrededor de 300 personas estuvieron ahí preparadas con sus "tupper" y viandas para llevar un rico taco de reliquia.

Antonio Márquez de Canirac y Érika Ortiz del OCV, informaron que se reunieron previamente con las universidades para poder hacer la ofrenda clásica con la receta de la abuelita, con ingredientes básicos para el asado.

Desde luego, los laguneros no van sólo por lo sabroso del platillo. También son devotos desde hace muchos años del Santo de las causas imposibles.

Participaron la Ibero, UVM, UAL, UANE, La Salle y la UNID. El plan era que fueran diez alumnos por cada escuela, pero se dejaron ir más.

"Sí soy devoto de San Judas. Me da gusto estar aquí en esta primera ocasión que se celebra una reliquia de este tamaño", dijo el joven Luis Gómez, que indicó que el asado llevaba carne de cerdo, chile guajillo y condimentos diversos.

Se esperaba la visita de alrededor de 1,500 gentes que llegaran con sus viandas. Van a permanecer ahí hasta que se les acabe el último grano de arroz.

Todo fue preparado desde temprano y llegó calientito al Cerro. Desde luego, cada grupo de estudiantes otorgó el sazón propio, según sus conocimientos.

Se sabe que el asado puede llevar jugo de naranja y hojas de laurel, pero los muchachos, al saber combinar sabores y aromas, sin dudas enriquecieron esta tradición.