Margarita Salas, una madre agradecida con San Juditas

La señora Salas, tradicionalmente hace una reliquia en agradecimiento al santo, que le condeció el "milagro" de que su hijo, que ahora es un sano adolescente, naciera sin problemas.
Margarita Salas
Margarita Salas (Sergio Enrique Guajardo)

Francisco I. Madero, Coahuila

"La reliquia a San Judas Tadeo, es una tradición desde hace trece años en mi familia, me dio el milagro de que mi hijo se lograra ya que no podía nacer, tenía algunos problemas de salud, se lo pedí a San Juditas y me concedió que mi hijo naciera bien."

Margarita Salas, madre de familia, con domicilio en el Fraccionamiento San Francisco, en el municipio de Francisco I Madero, afirma que, "mi hijo nació un 28 de octubre y debido a la gravedad que tenía los médicos me dijeron que era difícil su nacimiento, pero se lo pedí a San Judas Tadeo y me hizo el milagro".

"Además de danza cada año, se acerca mucha gente a la reliquia, y en la preparación de la reliquia participa toda la familia, desde la compra de los combestibles."

"Desde entonces le hago su reliquia, con danza y todo en agradecimiento, porque mi hijo ya es casi un adolescente y está muy bien." 

"La reliquia consiste en asado y tres sopas, rezamos el rosario, y asiste una danza, además montamos un altar afuera de la casa, en general todos mis vecinos asisten a la celebración, pero si llega otra gente de otra colonia le regalamos la comida, claro después de rezar".

La preparación de la comida comienza desde la mañana, se tiene que preparar las cacerolas, primero para las sopas y después para el guisado rojo.

"En el guisado utilizamos una receta de especial que es un secreto de familia" comenta Margrita.

La ama de casa, afirmó que seguirá con tradición, no importa que su hijo ya casi es un adolescente, además espera que su hijo siga con la reliquia con el paso de los años.