Reincorporación de áboles navideños al suelo, en sólo 6 semanas

EDl Jardín Botánico reduce el tiempo de biodegradación natural de cien años a sólo mes y medio gracias a la elaboración de composta
Árboles de Navidad son reincorporados al suelo en menos tiempo.
Árboles de Navidad son reincorporados al suelo en menos tiempo. (Foto: Especial)

Puebla

Gracias a la elaboración de composta a partir de árboles navideños obsoletos, el Jardín Botánico Universitario de la BUAP incorpora a la naturaleza en sólo seis semanas residuos que la naturaleza tardaría cien años en biodegradar, señaló Arturo Parra Suárez, Horticultor principal del Jardín.

"Hacemos lo mismo que hace la naturaleza pero en un periodo de tiempo más corto; con nuestra técnica sacamos composta lista para ser utilizada, rica en material orgánico que se pone a disposición de la plantas", indicó.

De esta manera el Jardín busca reducir los efectos contaminantes de los árboles navideños a través de la campaña de recolección de árboles naturales, misma que en años anteriores ha logrado recabar y dar tratamiento a alrededor de 900 árboles para la generación de composta. No obstante, el composteo también se hace a lo largo del año a partir de otros materiales.

Sobre el proceso de composteo, elaboración de abono con residuos orgánicos, el Horticultor indicó que el primer paso es hacer la recepción de los materiales, en este caso de los árboles naturales que se utilizaron en Navidad: "se trasladan al área de manejo en donde se les retiran los adornos que aún puedan traer, así como los residuos plásticos, las bases y alambres, los cuales también se reciclan".

Parra Suárez explicó que la madera y los clavos se integran en forma de islas en el Jardín Botánico Universitario para que los estudiantes y visitantes vean cómo los hongos desintegran estos materiales con el paso del tiempo; "todo lo que se trae se recicla, se integra en la naturaleza", concretó.

Una vez listos los árboles, son introducidos a una máquina conocida como "chipeadora", la cual deja a los árboles con sus fibras expuestas en forma de cortes, como si las ramas fueran quebradas. Con esto los hongos y bacterias comienzan a trabajar.

El Horticultor de la BUAP explicó que estos materiales ya triturados se conocen como chip, el cual posteriormente pasa a la cama o pila de composta; cada pila tiene capacidad para los residuos triturados de aproximadamente 60 árboles navideños. Ahí se hacen capas de 20 a 30 centímetros de distintos materiales: materia seca como cartón, el mismo chip, hojas de árboles, ramas pequeñas trituradas y papel.

Estos constituyen el treinta por ciento del total de la cama de composta, el otro treinta es de abono orgánico animal y el otro cuarenta por ciento restante se divide entre tierra, composta procesada de una pila de composta anterior, restos verdes como pasto y ramas o desechos orgánicos de cocina. Formando con esto una especie de tira que tiene dos metros de base y metro y medio de alto aproximadamente.

"Durante todo el año se realiza un mantenimiento a los árboles del Jardín, esto implica hacer podas sanitarias, de aclareo y de formación, por lo que continuamente se trabaja con residuos orgánicos para el trabajo de composteo", agregó Parra Suárez.

Los materiales de la pila, que se encuentra a nivel de suelo sobre una plancha de concreto, continuamente son removidos para que reciba el oxígeno adecuado y las bacterias aeróbicas proliferen para acelerar el proceso de descomposición. Durante las primeras tres semanas los hongos trabajan, el resto del periodo lo hacen las bacterias, situación que permite que el nivel de acidez sea neutro y con ello no se dañe al entorno.

Una vez que la composta tenga la temperatura correspondiente a la del medio ambiente, se pasa a una especie de malla para que las partículas más pequeñas se separen y sean utilizadas para las mezclas de propagación y crecimiento de plantas. "El resto se incorpora a una nueva pila para acelerar la descomposición pues estos son alimentos ricos en nutrientes para los microorganismos", finalizó el Horticultor.