Regularizar Tierra Nueva, promesa de hace 24 años

Son 160 casas de lámina, cartón, plástico y tabique en un Área de Preservación Ecológica y donde habitan al menos 300 familias; “la aprovechan para atraer votos”, dicen vecinos.
El predio irregular.
El predio irregular. (Mónica González)

México

Han pasado más de 24 años desde que los primeros invasores llegaron al predio denominado Tierra Nueva y Tlaxomulco, localizado entre las colonias Llano Redondo y Centenario, en la delegación Álvaro Obregón.

El terreno está clasificado como Área de Preservación Ecológica, además de que tiene dueños; sin embargo, las promesas de regularizar las viviendas asentadas ahí se repiten de un gobierno a otro.

Se trata de 160 casas de lámina, cartón, plástico y tabique donde habitan al menos 300 familias, que desde que llegaron a la Barranca Hueyatla, como también se conoce el área, tienen la esperanza de que esas viviendas se conviertan en su patrimonio.

Algunos llegaron con engaños; les vendieron un terreno de entrega inmediata por 7 mil pesos, sin saber que se trataba de un predio que hasta el momento se encuentra en estudio por parte de la Procuraduría Ambiental y de Ordenación Territorial (PAOT), así como por parte de la Secretaría de Desarrollo Urbano y Vivienda (Seduvi) para determinar si se puede cambiar su uso de suelo al de habitacional, o tienen que reubicar a los paracaidistas.

Las viviendas cuentan con agua potable y electricidad, además hay una pequeña carretera o camino que construyeron para acceder hasta lo alto de la loma, sin respetar que se trata de un área ecológica.

El predio, de cuatro hectáreas, tiene dos dueños por sucesión testamentaria, Gustavo Layson y Juan Pérez Abreu, informaron las autoridades delegacionales; en caso de que la PAOT determine que se puede habitar, los propietarios son los que deberán ejercer los derechos de construcción, a menos que la delegación decida expropiar el terreno para beneficio de las familias.

A Bárbara Sánchez, quien llegó al lugar hace nueve años, los líderes del asentamiento le aseguraron que ya estaba por regularizarse el terreno y que tendría una casa propia; sin embargo, en todo ese tiempo no ha podido construir su casa como ella quiere, cuando comienzan a construir, las autoridades llegan y destruyen, porque insisten en que es suelo de preservación ecológica.

El lunes pasado, el diputado federal y candidato a la Asamblea Legislativa del DF por la coalición PRI-PVEM, Fernando Zárate, agredió a José Antonio Cuéllar Rodríguez, jefe de la Unidad Departamental de Regularización y Tenencia de la Tierra de la delegación Álvaro Obregón, por el desalojo de una mujer; “es un predio irregular que los gobiernos delegacionales han aprovechado para atraer votos”, aseguran los vecinos del lugar.

El conflicto que en estos momentos enfrenta a los habitantes de Tierra Nueva, es que después de ser en su totalidad militantes del PRD; ahora, una parte busca el apoyo de los candidatos priistas, como el de Polimnia Romana, candidata a la jefatura delegacional, así como de Fernando Zárate.

El futuro del predio es incierto. Los vecinos cuentan que ya hubo tres intentos de desalojarlos, utilizando la fuerza; sin embargo, aseguran que no se irán, a menos que les garanticen que les darán una vivienda digna.