En un aula móvil estudian 'amontonados' 35 jóvenes

En la secundaria 'Manuel Pérez Treviño', también conocida como "Monterreal" en Torreón, regresaron a salones sin aire acondicionado. Tienen la materia de computación solo de forma teórica.
Los alumnos apenas y se pueden mover en las aulas móviles.
Los alumnos apenas y se pueden mover en las aulas móviles. (Manuel Guadarrama)

Torreón, Coahuila

Adolescentes estudiantes de la escuela secundaria Manuel Pérez Treviño también conocida como "La Monterreal" en Torreón, regresaron a sus aulas que no cuentan con sistemas de enfriamiento.

Los grados de tercero toman clases aún en las llamadas "aulas móviles" en las que apenas y se pueden mover, algunos menores deben hasta compartir un pupitre que es solo individual pues no existen los suficientes asientos y tampoco hay espacio para colocar más.

Un total de 36 alumnos estudian en un espacio aproximado de menos de dos metros de ancho por cinco de largo sin aire acondicionado, por lo que en su interior la temperatura es elevada, el calor sofoca por solo estar en dentro unos minutos, pero deben pasar por lo menos cuatro horas en ellos.

”Me gustaría que mi escuela tuviera salones con aire, ventiladores o lo que sea pero que disminuya un poco el calorsototote que se siente todos los días aquí”.

El ideal de un salón de clases para los estudiantes es simplemente que sea espacioso y sin calor.

En su segundo día de clases, los estudiantes principalmente los de tercer grado de secundaria se preparan en estas condiciones para su futuro, además de maestras y la propia directora del plantel, comparten su experiencia de tener que laborar así.

Ana Karen Ramos García es docente de computación y solamente acude una hora a la semana a impartirles los conocimientos básicos en la materia. No es que pueda hacer mucho ya que la escuela no tiene salón de cómputo por lo que solo es una clase teórica.

“Los mesabancos no caben, solo 35 o 36 no más, aunque nos piden que ingresemos más alumnos pero es absolutamente imposible. Incluso en mi clase de hoy, un par de jovencitas debieron de recibir la clase sentadas en un solo pupitre ya que no había más”.

Asegura además Alma Morales, Prefecta de este centro educativo que tampoco cuenta esta escuela con techumbres por lo que no existe un sitio en donde los menores puedan practicar su hora de educación física ni tampoco donde se resguarden del sol cuando tienen un espacio libre.

Y como la mayoría del espacio exterior es de tierra, cuando llueve ni los maestros ni los alumnos pueden siquiera caminar para las aulas móviles. Las demás tienen también el problema de la ventilación artificial en el resto de los salones, pero deben estudiar a pesar de los altos grados de temperatura.

Tampoco tienen maestros de español y de ciencias y el año pasado no había de computación.

Raymundo de 14 años de edad, comparte su experiencia de cursar el tercer grado sección “A” en esta escuela y sobre todo en el aula móvila. Señala que además de cursar las clases en un espacio tan reducido, en el verano se siente más calor y en tiempo de frío la situación es todavía peor.

“¿Conocen las Aulas Móviles porque si no, entonces me explico que me pidan eso. Es imposible que quepan 45 pupitres”.

”Me gustaría que mi escuela tuviera salones con aire, ventiladores o lo que sea pero que disminuya un poco el calorsototote que se siente todos los días aquí”, señala.

Jonathan también de 14 años cursa el Tercer Grado sección "B" y cuenta además de que cuando alguien se quiere levantar por alguna circunstancia ya sea para tomar agua, al baño, todos los de alrededor deben moverse también de otra manera no se podría por lo reducido del espacio.

“A mí me gustaría tener salones en los que hubiera aire, eso es lo primero no solo en este tipo de salones (aulas móviles) sino en todos, nos estamos asando ahí adentro, uno anda siempre sude y sude. Para concentrarme pues a veces no se puede aprender así”.

Noelia Sarahí también tiene 14 años y está en Tercero “B”, comenta que las aulas móviles no cuentan ni con luz, por lo que la vista se les lastima en ocasiones cuando leen.

"Aulas cómodas, con aire por que tomar clases sin aire está feo. Aquí ni en la dirección se tiene pero en otras escuelas sí se que cuentan con por lo menos ventiladores. También quisiera que los maestros no faltaran tanto o que no hablaran tanto en el celular”.

La directora del Plantel Sonia Patricia López Montoya asegura que le han pedido las autoridades educativas que en las aulas móviles se conformen grupos de 45 y señala que les respondió con una pregunta:

“¿Conocen las Aulas Móviles porque si no, entonces me explico que me pidan eso. Es imposible que quepan 45 pupitres”.

Finalmente comenta que existen en el centro educativo varios trabajadores de la construcción quienes levantan dos aulas pero que desconocen la fecha en la que podrían concluir y les han comentado que para el mes de octubre, eso significaría que por lo menos otros dos grupos podrían tomar clases en aulas más grandes.