Piden que ingresos por venta de agua tratada vayan a SAPAL

El regidor de la fracción del PAN de Lerdo demandó que el 7% del recurso que se obtendrá no se oriente en gastos de la Presidencia Municipal, sino que vaya el organismo que se está en números rojos.

Lerdo, Durango

El regidor de la fracción del PAN en el ayuntamiento de Lerdo, Héctor Escamilla Ávila, demandó que el 7% de los ingresos que obtendrá el municipio por la venta de agua tratada a CFE de parte de la empresa que tiene la concesión de esa planta, vayan directamente a la cuenta del Sistema de Agua Potable y Alcantarillado de Lerdo (SAPAL).

Esto con el fin de rescatarlo de la crisis financiera en que se encuentra y no se oriente al gasto corriente de la Presidencia Municipal.

Por otro lado, exigió la presentación del documento de concesión al Cabildo en pleno y al Consejo de Administración del SAPAL, pues acusó a la administración pasada del priísta Carlos Aguilera, de endosar un contrato muy ventajoso para la empresa privada que tiene la concesión, pues resulta inaceptable que hayan establecido que el municipio no recibiría nada de dinero en diez años, producto de la venta de esa agua y sea hasta ahora cuando se hayan dado cuenta.

Escamilla Ávila dijo que fue el propio titular del SAPAL quien dio a conocer la modificación de ese contrato, a fin de poder acceder al 7% de los ingresos.

Hizo ver que este acuerdo fue difundido por el propio director general del SAPAL Jesús Mario Castrillón Jiménez, a través de los medios de difusión, pero no han sido capaces de hacerlo del conocimiento oficial del cabildo y de los que forman parte del Consejo de Administración, por lo que no debe seguir ocultándose.

"Hemos vivido engañados, pues desde que se planteó la construcción de esta planta, los lerdenses han sido ignorados en la toma de decisiones y ahora nos percatamos de un contrato que a todas luces es ventajoso, pero no para el municipio, sino para el concesionario que aprovecha y gana con los recursos aún sean las aguas residuales al vender y todos los ingresos eran para ellos", indicó.

En este sentido, dijo que fue el propio titular del SAPAL quien dio a conocer la modificación de ese contrato, a fin de poder acceder al 7% de los ingresos que la concesionaria pueda obtener de la venta de esa agua a la Comisión Federal de Electricidad para sus procesos de enfriamiento, particularmente para sus procesos de la planta Ciclo combinado Frankee de Gómez Palacio, pues durante los pasados siete años dicha empresa administró ese dinero sin rendirle cuentas a nadie.

Por último dijo que es necesario que se haga una modificación más a fondo para que se dé un pago retroactivo a SAPAL y que esos recursos a partir de ahora vayan al rescate de ese organismo operador que está en números rojos y no vayan a cometer un error peor de destinar ese dinero al gasto corriente de la Presidencia.