Reforma tiende a regresar al porfiriato, dice abogado

“Es un traje a la medida para proteger intereses”, señala el PT.
Armando Charles.
Armando Charles. (Especial)

Tampico

La reforma política, cuya minuta fue aprobada por el Congreso Local, implica un retroceso en la vida democrática del país, al permitir la reelección de legisladores y alcaldes, afirmó el abogado Armando Charles Lumbreras, especialista en derecho electoral.

“Trae una tendencia a regresar al porfiriato”, señaló el experto, quien dijo que lo más lamentable es que no se consultó a la ciudadanía sobre si querían o no esta reforma.

Expresó que la reforma política está enfocada a la concentración del poder en unos cuantos y fue parte de la negociación de la reforma energética.Sostuvo que el Congreso de Tamaulipas aprobó esta reforma por “línea”, pues el presidente de la Junta de Coordinación Política, Ramiro Ramos Salinas había dicho en días pasados que se oponía al Instituto Nacional Electoral y a la reelección de alcaldes.

Consideró que los diputados priistas no tienen  decisión propia, al avalar algo en lo que tenían reservas.Subrayó que esta reforma no evitará que se rebasen los topes de gastos de campaña, por lo que el derroche de recursos continuará pero “con simulación”. Y añadió: “No se resuelve el problema de la inequidad electoral”.

Mencionó que la reforma centraliza, mermando el poder político de los gobernadores de los estados.Al respecto, el diputado del PT Arsenio Ortega, dijo que el propósito del Instituto Nacional Electoral es vulnerar la capacidad de organización política de los estados para regresar al modelo donde no se logra nada sin aprobación del gobierno central.

Desde su punto de vista, la reforma política es un “traje a la medida para proteger los intereses de unos cuantos” y “es peor que el sistema político que rige actualmente”.

Observó en el planteamiento del INE: falta de claridad en la estructura de mando; discrecionalidad; contradicciones entre el texto y algunos artículos transitorios, que abren aún más la puerta a la discrecionalidad; incongruencias en materia de fiscalización, que permiten a sujetos regulados participar en decisiones de autoridad.

“Se pretende que los grandes temas nacionales puedan procesarse rápidamente por la vía de los acuerdos cupulares, sin dar opción a que la verdadera oposición tenga voz  y voto en las discusiones”.

Dijo que sin un equilibrio de fuerzas, se corre el riesgo de regreasr al monopolio partidista, lo que sería un grave retroceso.

A su vez, el diputado de Movimiento Ciudadano, Alfonso de León Perales, dijo: “Qué triste que el tema político electoral tenga que limitarse  a los acuerdos entre las cúpulas de algunos partidos, ignorando a los mexicanos, que debieron ser consultados”.

Agregó: “El apuro perverso por aprobar la Reforma Energética, convirtió a la Reforma Política en un instrumento de negociación entre partidos. El consenso nacional nunca se dio, fue un intercambio de favores entre el presidente y los partidos”.