Reforma hacendaria lastimará a los más pobres: arzobispo

El líder de la grey católica confió en que es posible un cambio a la ley fiscal aprobada
Arzobispo bendice a católicos en la misa dominical.
Arzobispo bendice a católicos en la misa dominical. (Foto: Gabriela Martínez)

Puebla

El arzobispo de Puebla, Víctor Sánchez Espinosa, advirtió sobre la posibilidad de que la reforma hacendaria que aprobó el Congreso de la Unión lastime a los más pobres y confió en que se podrá corregir los cambios a las leyes fiscales.

El aumento de impuestos puede generar problemas a la economía familiar y traducirse en descontento social.

Después de que el pasado jueves, la Cámara de Diputados aprobó los cambios realizados por el Senado a la miscelánea fiscal, con lo que se oficializa el nuevo esquema de impuestos que se aplicará a partir del 1 de enero de 2014, Víctor Sánchez Espinosa resaltó que una reforma no debe ser una medida para recaudar recursos, sino el camino para atender las necesidades de las personas más necesitadas.

“Se requiere una reforma completa, una reforma que vea todos los aspectos y todas las necesidades. Al hablar de la reforma hacendaria, si es sólo por buscar más recursos y más impuestos, entonces, hay que hacer una verdadera reforma”, comentó Sánchez Espinosa.

Comentó que el aumento de impuestos puede generar problemas a la economía familiar y traducirse en descontento social.

“Cuando se suben impuestos, lógicamente afecta a las familias y a las familias más necesitadas. Yo pedí desde un principio que fuera una reforma de verdad, que fuera hasta las estructuras y que se atendiera a las necesidades de las comunidades y de la población.

Sánchez Espinosa llamó a los legisladores dejar atrás intereses particulares y mantener un clima de diálogo al analizar los cambios que se realicen a la Constitución.

“A los partidos políticos y legisladores les corresponde analizar bien el tema de las reformas y tomar una buena decisión que beneficie a los ciudadanos. Es cuestión de que se llegue a un diálogo y ver lo que más conviene para la población. Hay que mirar en todo a la gente. Todo es perfectible. En lo que hubiera necesidad de dar marcha atrás, ahí los legisladores tienen que hacerlo, no deben ver a intereses políticos, sino el interés de la población”, manifestó.

La reciente reforma hacendaria que fue votada a favor contempla un aumento del 5 al 8 por ciento al gravamen a alimentos chatarra, un peso por litro de refresco, el cobro del Impuesto Sobre la Renta (ISR) al 32 por ciento a ingresos mayores a 750 mil pesos; y se oficializa la homologación del Impuesto al Valor Agregado (IVA) del 11 al 16% en la frontera, así como el cobro de IVA a la comida para mascotas, la goma de mascar y el transporte foráneo de pasajeros. 

Pide PRI a empresarios confiar en política de EPN

El coordinador parlamentario del Partido Revolucionario Institucional (PRI), Ernesto Leyva Córdova, pidió a los empresarios tener confianza en las políticas hacendarías que implementará el presidente Enrique Peña Nieto para el próximo año, luego de la aprobación de la reforma fiscal.

El priista sostuvo que a nadie le gusta pagar impuestos, por lo que consideró normal la postura de la iniciativa privada, la cual ha manifestado su inconformidad ante la nueva miscelánea fiscal que aprobó el Congreso de la Unión.

El presidente de la Cámara Nacional de la Industria de Transformación (Canacintra), Erich Junghanns Diestel, advirtió que al menos diez empresas del sector autopartes y dos del sector químico frenaron inversiones en Puebla por los nuevos impuestos y modificaciones fiscales que aprobaron diputados y senadores.

Sin embargo, para el coordinador de la fracción parlamentaria del PRI en el Congreso local “el tema de impuestos siempre es muy polémico”, ya que “a nadie le gusta pagar impuestos, más cuando hay modificaciones”, añadió.

Ernesto Leyva sostuvo que la inconformidad se generó principalmente entre las empresas que cómodamente evadían impuestos, sin embargo dijo que la reforma beneficia principalmente a la sociedad pues pagarán más impuestos los que más tienen capital.

“Las empresas que no estaban pagando impuestos, lo van a tener que hacer. A los empresarios hay que decirles que tengan la confianza en las políticas públicas, financieras y fiscales que se están realizando”, subrayó.

Sostuvo que las modificaciones al régimen fiscal están basadas en análisis y no en ocurrencias, lo que permitirá darle viabilidad al país. Ante la postura de los empresarios, el priista indicó que “es algo normal, ya que como empresarios contemplan una serie de pagos de impuestos, y al cambiar el esquema, deben buscar como cubrirlo, por supuesto que es algo incómodo para ellos”, anotó.

Impuestos a refrescos no evitarán su consumo

Los aumentos del 5 al 8 por ciento al gravamen a alimentos chatarra, el cobro del Impuesto Especial de Productos y Servicios (IEPS) de un peso por litro a las bebidas azucaradas y el incremento del 11 al 16 por ciento del Impuesto al Valor Agregado (IVA) a la goma de mascar, forman parte de una medida para aumentar los ingresos de la Federación, antes que una estratégica de salud.

Anselmo Chávez Capo, investigador de la Universidad Autónoma de Puebla (UPAEP), destacó que los impuestos a la comida chatarra y refrescos, no solucionará los problemas de sobrepeso y obesidad en el país.

Comentó que la reforma fiscal es incompleta porque sólo es recaudatoria pero no profundiza en los proyectos que se pondrán en marcha con los recursos adicionales que se recibirán. 

“Sólo son medidas recaudatoria porque la gente va a seguir consumiendo. El supuesto del impuesto es que hay problemas de salud pública pero falta un programa integral de educación para evitar un mayor impacto”, comentó.

Chávez Capo consideró que la reforma fiscal no está completa porque faltaron los incentivos necesarios para que las personas consideren que es más conveniente pagar impuestos que no hacerlo.

El gobierno federal tendrá el próximo año 4 billones 467,225 millones de pesos, 12,728 millones de pesos menos de lo planteado por el mandatario, según la Ley de Ingresos aprobada por Senadores y Diputados.

En el paquete económico que presentó en septiembre, Peña Nieto propuso recursos por 4 billones 479 954 millones de pesos, un monto calificado de histórico por los diputados.