Reforma energética beneficiará a productores con fertilizantes más baratos

El delegado de SAGARPA en Puebla aseguró que habrá insumos accesibles y se elevará la producción nacional
 Alberto Jiménez Merino, delegado de Sagarpa, con productores poblanos.
Alberto Jiménez Merino, delegado de Sagarpa, con productores poblanos. (Foto: Especial)

Puebla

Los campesinos de todo el país, principalmente aquellos en situación de pobreza y con mayores limitaciones para su labor, se verán beneficiados con la Reforma Energética del Presidente Enrique Peña Nieto, que busca el incremento de la producción nacional, alimentos más baratos, así como acceso a fertilizantes y energía eléctrica a mejores precios, describió el Delegado en Puebla de la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), Alberto Jiménez Merino.

Al presentar la ponencia "Beneficios de la Reforma Energética en el Campo", Jiménez Merino dijo que la iniciativa presidencial que analiza el Congreso de la Unión, garantizará "un campo más productivo, incluyente y competitivo".

A invitación del Instituto de Capacitación y Desarrollo Político, A.C. (ICADEP) en Puebla, el funcionario federal agregó que con la reforma constitucional en materia energética se desarrollará también la rama de los biocombustibles, que generará nuevas agroindustrias y empleos en el medio rural.

Urgen fertilizantes baratos

Alberto Jiménez Merino aseguró que los altos costos y sobreprecios de los fertilizantes, que se fabrican con base en petróleo y gas natural, son un enorme obstáculo para la productividad y el potencial productivo en el campo mexicano, pues "los precios del petróleo se transmiten a los precios de los productos agrícolas, a través de los fertilizantes y de los energéticos para su producción y transporte".

Describió que los campesinos que actualmente utilizan fertilizantes nitrogenados se ven obligados a importarlos, ya que "no existe suficiente disponibilidad en el mercado nacional, lo que representa costos derivados, no solamente del precio del gas y de los consiguientes costos de producción del amoniaco anhidro y de la urea –indispensables para su fabricación–, sino también los de logística y de transportación; la importación de gas y de los fertilizantes nitrogenados es actualmente de 2.75 millones de toneladas anuales".

Lo anterior, expuso Jiménez Merino, ha limitado las superficies que se fertilizan y el potencial productivo de todas las áreas sembrada en el país, pues son pocos quienes pueden acceder estos insumos, por su alto costo actual y los sobreprecios, un problema que se soluciona con la Reforma Energética del Presidente Enrique Peña Nieto. "Está demostrado que una superficie sembrada y fertilizada incrementa en más de ciento por ciento su capacidad productiva".

"En los últimos años, la superficie sembrada-fertilizada se ha mantenido estática, porque la fabricación de fertilizantes en México disminuyó significativamente a partir de 1997, cuando comenzó el cierre de las plantas productoras y se redujeron las operaciones de la industria mexicana de estos insumos agrícolas.

"Hoy se importan –agregó Jiménez Merino– 2 millones de toneladas de urea equivalentes a ciento por ciento del consumo nacional, tienen un sobreprecio de 85 dólares".

Asimismo, al incrementar la oferta de gas natural en el país, se recuperará la capacidad de producción local de amoniaco y urea, componente básico en la elaboración de fertilizantes, lo que a su vez generará la integración de la cadena productiva gas-amoniaco-fertilizantes.

"La menor dependencia del exterior a insumos estratégicos, como los fertilizantes, hacen posible que un mayor número de productores, principalmente aquellos que tienen mayores índices de pobreza, tengan acceso a la posibilidad de incrementar su productividad, aumentar sus ingresos y superar su situación económica al contar con fertilizantes nacionales a un mejor precio y tener alimentos más baratos", aseguró ante productores, dirigentes campesinos y líderes de este sector, en las instalaciones del ICADEP-Puebla.

Los biocombustibles y electricidad

Con el fortalecimiento de Pemex, planteado en la Reforma Energética, señaló el Delegado en Puebla de la SAGARPA, se abren también oportunidades para el desarrollo de la rama de biocombustibles que en otros países, como Estados Unidos y Brasil, ha resultado exitosa en términos de seguridad energética, sustentabilidad ambiental y particularmente desarrollo rural.

Para la producción de biocombustibles, recordó el delegado de SAGAPRPA, el estado de Puebla tiene un potencial muy alto, pues tan solo en la Región Mixteca "hay un potencial de 300 mil hectáreas de tierra disponibles —de las casi un millón que conforman la zona— para sembrar jatropha o piñón mexicano, de donde podrá producirse biodiesel a través del aceite de su semilla. Estamos ante una gran oportunidad, porque es una necesidad y en Puebla están las condiciones para poder hacerlo".

En su ponencia "Beneficios de la Reforma Energética en el Campo", Alberto Jiménez Merino se refirió también a la energía eléctrica, que constituye uno de los costos más altos para los agricultores que utilizan sistemas de bombeo y de riego, lo que ha obligado a establecer esquemas de subsidio para los productores agrícolas, de hasta 90 por ciento.

"El acceso a tarifas más baratas de energía eléctrica tendrá también un impacto en los procesos de valor agregado de los productos del campo, los que se realizarán a menor costo".

Asimismo, con la reforma presidencial, se plantea la participación de particulares en la generación eléctrica con el uso de biodigestores en granjas porcinas o en las agroindustrias.

También la producción en invernadero que requiere de sistemas de calefacción será mucho menor al contar con gas más barato.

Las metas

Jiménez Merino recordó que la iniciativa presidencial tiene como metas el crecimiento económico, mejorar la economía familiar, el desarrollo incluyente, la seguridad en el sector, el fortalecimiento del papel del Estado como rector de la industria petrolera y eléctrica, la transparencia y la sustentabilidad y protección del medio ambiente.

"El objetivo de la Reforma Energética en materia de hidrocarburos es permitir un abasto suficiente, a precios competitivos, de los combustibles para los consumidores residenciales, comerciales e industriales en México. Esto va a generar un nuevo impulso industrializador y, con él, empleo, inversión y crecimiento, a partir de los recursos petroleros con que cuenta el país".

En tanto, "el objetivo fundamental en materia de electricidad es reducir las tarifas para las familias mexicanas y los consumidores comerciales e industriales, incluyendo las pequeñas y medianas empresas de México. La reducción de tarifas se logrará a partir de la disminución de costos de producción en la industria eléctrica, el incremento en la oferta de electricidad disponible, la operación eficiente del Sistema Eléctrico Nacional, así como el fortalecimiento de la Comisión Federal de Electricidad (CFE)", concluyó el delegado en Puebla de la SAGARPA, Alberto Jiménez Merino.