Reconocen en el mundo a cervecería Agua Mala

La producción artesanal de Astillero se perfeccionó en reuniones con amigos y expertos catadores de vinos, lo que le dio un sabor único y caracterìstico que la distingue, dijo Schmidt
Reconocen en el mundo la cerveza Agua Mala
(Lorena Lamas)

Ensenada

Astillero, la bebida artesanal de la Cervecería Agua Mala de Ensenada, Baja California, fue galardonada como la segunda mejor en la categoría de Imperial India Pale Ale de la Copa Mundial de la Cerveza (World Beer Cup) 2014.

Durante la Conferencia de Cerveceros Artesanales (Craft Brewers Conference on CBC) que se celebró en Denver, Colorado, el pasado viernes 11 de abril Nathaniel y John Schmidt fundadores del negocio Agua Mala en el puerto, recibieron medalla de plata.

Los impulsores platicaron que el proyecto Agua Mala nació en la cocina de su hogar en el 2005 cuando Nathaniel y su esposa hicieron los primeros “experimentos”, mismos que comenzaron a compartir con sus amigos cercanos.

La receta era tan popular que buscaron un espacio amplio donde además de cocinar cervez, se les permitiera recibir  visitas constantes de amigos que voluntariamente enriquecen las recetas con sus comentarios.

En el 2012 realizaron las primeras entregas a restaurantes de la localidad y en la actualidad Agua Mala se encuentra en los menús de restaurantes del Distrito Federal, Guadalajara, Puebla, Cuernavaca y próximamente en Monterrey.

La fórmula surgió por el “amor” a la IPA y lúpulo que Nathaniel describió como la flor que da los aromas y el amargor de la cerveza, siempre con el balance de sabor que le inyectan los granos.

En el evento participaron diferentes tipos de cervezas y la última que esperaba que obtuviera el premio era la Astillero, debido a que es una de las categorías más competidas con 106 contrincantes de todo el mundo.

“En el caso particular de la Astillero, que fue la que ganó plata, la hicimos porque nos encantan la IPA -s- con mucho lúpulo, y obviamente lo que están haciendo aquí a un lado, en Estado Unidos, pues nos encantaban los sabores, los aromas y empezamos a hacer lo que es la Astillero, la IPA, y curiosamente no la podíamos vender porque toda nos la tomamos nosotros. Nunca salía al mercado yo creo que nos tardamos fácil un año antes de que pudiéramos realmente sacar un barril a un restaurante para ver cómo le gustaba a la gente fuera de la cervecería”, platicó.

Por lo pronto Agua Mala sigue creciendo a un ritmo moderado, se preocupa por mantener su planta laboral y ahora busca promover el consumo de cerveza de calidad.

“Yo creo que lo más importante es seguir apoyando a la comunidad cervecera, todo mundo está haciendo muy buena cerveza tanto en Baja California como en el resto de México, hay que seguir creando la conciencia a nivel nacional que la gente vea que hacemos vea que hacemos muy buena cerveza todos los mexicanos”, compartió el empresario.

Un dato destacable, contó, es que los catadores de vino de la región contribuyen a perfeccionar las fórmulas porque están entrenados para catar y eso ayuda a refinar el sabor.

El gobierno del estado pretende desarrollar en Ensenada la “Ruta de la cerveza artesanal”, pero es un trabajo difícil debido a que se tendrían que otorgar permisos para acondicionar los espacios conocidos como “tasting room” o áreas de degustación.

La arquitectura

El almacén, la zona de producción y las oficinas están dentro de contenedores reciclados de metal con una arquitectura muy particular con tablones de madera, la siguiente ampliación de las instalaciones tendrán un espacio con vista al mar para recibir a los clientes. Están ubicados sobre la carretera Tijuana-Ensenada, en El Sauzal, y  funcionan como un espacio privado que pronto podría abrir sus puertas.