Recomienda Codhem mejorar sistema judicial en Zumpango

Un comandante de la Policía municipal omitió resguardar el domicilio de un hombre, quien finalmente fue asesinado por una multitud que lo acusaba de un supuesto delito.
Palacio municipal de Zumpango.
Palacio municipal de Zumpango. (Antonio López)

Zumpango

La Comisión de Derechos del Estado de México (Codhem) emitió una recomendación al presidente municipal de Zumpango por la omisión de un comandante municipal, Juan Crispín Barreno, encargado de vigilar una casa donde se suscito el homicidio de un hombre al que una multitud acusaba de cometer un delito

El 5 de agosto de 2012 en la corporación de seguridad pública local se recibió una llamada ciudadana para solicitar ayuda policíaca en San Juan Zitlaltepec, donde entre 20 y 50 vecinos, afirmaban que en el interior de un domicilio estaban desvalijando un vehículo.

Varios habitantes molestos que portaban armas letales como palos, machetes y bates de béisbol, ingresaron al domicilio del presunto asaltante cuando Juan Crispín Barreno optó por retirarse bajo la excusa de que las unidades policíacas carecían de combustible y esto afectaba los rondines de cuidado.

La Comisión establece que hubo violaciones a los principios de integridad, seguridad personal y jurídica de la persona, quien resultó muerta por arma de fuego; cabe mencionar que en su comparecencia, elementos de Protección Civil y Bomberos de Zumpango, señalaron que cuando arribaron para prestar auxilio, no había presencia policiaca.

La CODHEM determinó en su Recomendación 02/2014, que la falta de protección de la policía municipal trajo como consecuencia el fallecimiento por herida de arma de fuego del ahora occiso.

El organismo pidió delimitar los protocolos policiales de actuación para el control de multitudes y restablecimiento inmediato del orden público en la localidad; ordenar por escrito la instrumentación de cursos de capacitación y actualización en materia de derechos humanos y sobre el marco jurídico que rige su actuación; así como la distribución del código de conducta y los principios básicos sobre el uso de la fuerza pública y de armas de fuego entre los servidores públicos.