Recolectan en Jalisco 17 toneladas de medicamentos caducos

El programa es auspiciado por la industria farmacéutica, a través de Singrem que coloca contenedores especiales en las farmacias. Sin embargo, mucha gente lo desconoce aún; no tiene difusión por ...
Mucha gente desconoce que las medicinas caducas debe ir a unos contenedores especiales
Mucha gente desconoce que las medicinas caducas debe ir a unos contenedores especiales (Carlos Zepeda)

Guadalajara

El niño se puso malo y Elia corrió a su botiquín –el cajón de las medicinas en su clóset- para rescatarlo de la fiebre y el dolor de anginas, tras la asoleada ese domingo: encontró un jarabe para la tos solidificado, unas pastillas que escaparon del blister y ya no supo de qué son y otros medicamentos inútiles para el caso. Llamó a su pediatra y fue a comprar un antipirético. Su botiquín tenía, según cuenta, fármacos caducados desde hace dos años, sobrantes de tratamientos que no le sirven ya y varios que cree sí usará alguna vez. Todo lo demás lo botó a la basura. La cantidad de productos medicamentosos que salen de los hogares tapatíos de esta forma es incalculable. Ni la Secretaría de Salud Jalisco (SSJ) tiene idea de tal cifra.

Tan solo en lo que va del año, se han recabado más de 17 toneladas de medicamentos caducos en la entidad jalisciense, de acuerdo con datos del Sistema Nacional de Gestión de Residuos de Envases y Medicamentos A.C. (Singrem). Apenas una parte de los fármacos que consume anualmente una población de más de 7 millones de habitantes.

Tal cantidad “equivale a tres tráileres grandes copados totalmente con miles de cajas de medicamentos… pastillas, cápsulas, suspensiones”, informó el gerente de Operaciones del Singrem, Rogelio González. 

El Singrem es una asociación civil auspiciada por la industria farmacéutica para recolectar los medicamentos caducos, sobrantes de medicamentos y envases de fármacos, con o sin residuos, que salen de los hogares y la población deposita en los contenedores especiales ubicados en farmacias con el fin de evitar riesgos sanitarios al ser desechados en el drenaje o la basura.

En entrevista con MILENIO Jalisco, González resaltó que el Singrem ya rompió record de recolección, pues de enero a septiembre del presente año se destruyeron 349 toneladas de medicamentos caducos recolectadas en 23 estados de México; cifra que frente a las 258 toneladas destruidas en todo 2013 (en 19 entidades) significa un incremento del 26 por ciento en un periodo menor.

La cantidad destruida en los últimos meses equivale a 6.5 millones de unidades de medicamentos, 46 por ciento eran genéricos y 54 por ciento de marca, de libre venta, suplementos nutricionales y vitaminas.

“El primer año, en 2010, sólo recogimos ocho toneladas; en el 2011 fueron 25; en el 2012 llegamos a 77 toneladas y ya para 2013 fue un gran salto…  A nivel nacional ya se ha recolectado una cantidad muy importante de medicamentos caducos en todo el país: más de 700 toneladas desde que arrancó el programa en febrero de 2010. La cifra de recolección ha ido creciendo año con año”, destacó el entrevistado.

El programa es financiado por noventa laboratorios adheridos en todo el país, que cooperan con una cuota para que el Singrem lleve a cabo esta recolección, cumpliendo así con la Norma Oficial Mexicana 052 de la Semarnat y la ley de Residuos.

En el caso de Jalisco, 18 localidades cuentan con 280 contenedores de medicamentos caducos a disposición de la sociedad; mientras que todo el país se cuenta con 3 mil 700 puntos de recolección. “La meta es llegar en 2016 a tener cuando menos 6 mil puntos de recolección de medicamentos caducos y en una primera etapa cubrir 80 por ciento de la población de México”, resaltó el gerente, tras especificar que en Jalisco la meta es disponer de 350 contenedores en 2015.

Hoy el Singrem tiene presencia en 23 entidades federativas y 300 ciudades. “Nos faltan los estados del norte del país, no tenemos presencia en Baja California Sur, Sonora ni en Chihuahua. Tampoco en Tamaulipas y Durango. Acabamos de arrancar en algunas ciudades de Coahuila como Saltillo y Ramos Arizpe, y próximamente en Nuevo León”, apuntó.

LOS RIESGOS

Evidentemente todavía hay muchas localidades sin servicio, y gente que desconoce el Singrem o no busca los contenedores especiales. La Secretaría de Salud Jalisco (rectora del sector en la entidad), ignora el estado actual del programa para la recolección de medicamentos caducos en las farmacias; no obstante que en su arranque en la entidad, hace tres años, no sólo participó su anuncio sino que éste se llevó a cabo en las instalaciones de la dependencia. Pero eso fue en 2011.

El jefe del Departamento de Insumos para la Salud, Ernesto Cisneros Madrid, comentó en entrevista reciente que tal programa es una iniciativa del sector privado y remitió a esa instancia para su consulta. Dijo que la SSJ no lo evalúa, ni da seguimiento. Ciertamente ni siquiera lo difunde o ha emitido una campaña.

Así, los medicamentos sobrantes o caducos que la gente no deposita en ellos, van dar al bote de la basura en casa, y de ahí al vertedero municipal.

El mal manejo de estos residuos representa un riesgo a la salud y al medio ambiente, pues contienen sustancias químicas -algunas de muy lenta degradación y otras que no se degradan completamente. La literatura internacional reporta casos desde mascotas intoxicadas por consumir accidentalmente estas sustancias medicamentosas de la basura, hasta la contaminación del medio ambiente.  

“No todas las poblaciones cuenten con rellenos sanitarios formales… el riesgo es que las sustancias de los medicamentos reaccionen y formen complejos muchos más peligrosos, que penetren al subsuelo, a los mantos freáticos y puedan contaminarlos. Otro riesgo es que se tiren al drenaje y sin un sistema de tratamiento de aguas estas sustancias podrán alcanzar ríos, lagos, lagunas, esteros, el propio mar, ocasionando un daño muy importante”, describió Rogelio González, gerente de Operaciones del Singrem.

“Los medicamentos no son basura, no se pueden manejar como el resto de residuos orgánicos e inorgánicos que generamos en el hogar, son sustancias químicas que al caducar o al modificarse sus especificaciones se consideran residuos peligrosos y por lo tanto deben ser manejados como tal, sujetándolos a las normas que para el  efecto tiene dispuesta la Semarnat”, sostuvo.

Otro riesgo que se busca evitar es que se comercialicen en el mercado ilegal.

LA ALTERNATIVA

Cada año, se producen en nuestro país 3 mil millones de piezas y es my difícil estimar qué cantidad de toneladas se caducan o desechan, pues esto depende del comportamiento de cada familia e individuo y de su consumo responsable, que acaben el tratamiento completo y no guarden los fármacos que sobraron.

Si los medicamentos del botiquín casero están vigentes y en condición de ser aprovechados, en vez de dejarlos caducar la recomendación de la Secretaría de Salud es donarlos a organizaciones altruistas como Cáritas o parroquias que cuentan con dispensarios médicos.