Reclaman indígenas restitución de tierras inmemoriales

Se reúnen en Villa Guerrero, Jalisco, en reclamo de expedientes de restitución de tierras de comunidades ancestrales y en defensa de indígenas migrantes.

Guadalajara, Jalisco

Indígenas del occidente mexicano se reunieron en San Lorenzo de Azqueltán, municipio de Villa Guerrero, y reclamaron "se respete nuestro derecho inalienable de modificar nuestras formas de gobierno en un marco de autonomía y en ejercicio de nuestra libre determinación por lo que otorgamos nuestro más amplio respaldo a las autoridades autónomas de la comunidad wixarika - tepehuana de San Lorenzo de Azqueltan y exigimos que cese el despojo de sus bienes comunales que fueron reconocidos desde 1777 y que amparan 94 mil hectáreas".


En una reunión que culminó esta tarde, "denunciamos que los intereses capitalistas que amenazan y afectan nuestros territorios se han coludido con grupos del crimen organizado nacional e internacional con los diferentes ordenes y niveles de gobierno conformando un fenómeno complejo que se dota de formas legales e ilegales para despojarnos de nuestros recursos y nuestros territorios".


También, "exigimos que sean presentados los compañeros que han sido secuestrados en nuestras comunidades por oponerse a la explotación y saqueo de nuestros recursos, como es el caso del compañero Celedonio Monroy Prudencio de la comunidad nahua de Ayotitlán en la Sierra de Manantlán. Asimismo exigimos sean castigados los responsables de las explotaciones ilegales de minas y maderas semipreciosas, asunto en el cual el único que ha sido procesado es nuestro compañero Gaudencio Mancilla por el delito de defender a la comunidad".


Otro reclamo es "la inmediata restitución de las tierras recuperadas mediante vías jurídicas en la región de Huajimic por la comunidad wixarika de Wuat+a (San Sebastián Teponahuaxtlán)", así como "respeto a los procesos de autogobierno y autonomía, orientados a la protección de nuestro territorio y derecho indígena en la comunidad purépecha de Cherán".


Los asistentes a la reunión destacan otros problemas: "la guerra que por la vía política y jurídica se ha emprendido contra nuestros pueblos, desplegada a manera de políticas públicas y procesos jurídicos que buscan despojarnos de nuestros territorios y afectar nuestros derechos indígenas"; "saludamos la lucha del Consejo Regional Wixarika por la defensa de Wixikuta y advertimos que no reconoceremos ningún intento de suplantación de las instituciones wixaritari pretendida por las distintas instancias impulsadas por los malos gobiernos para concretar el saqueo y destrucción de nuestros sitios sagrados", así como "el triunfo legal de la comunidad Wixárika de Tuapurie (Santa Catarina Cuexcomatitlán) en relación al intento de imposición del proyecto carretero Bolaños - Huejuquilla obtenido en la defensa de nuestro territorio ancestral".


En cambio, "denunciamos la incapacidad y lentitud del sistema de impartición de justicia en relación al otorgamiento de certeza jurídica sobre el territorio ancestral de la comunidad autónoma de Bancos de San Hipólito, Durango", sin olvidar un expediente cercano a la ciudad, "la criminalización de los artesanos y vendedores indígenas que son perseguidos por el mal gobierno de la Ciudad de Guadalajara".