Rechazan obras de la Línea II del Mexibús

Argumentaron que por este servicio deberán pagar más, además de que reducirá banquetas y bloqueará las entradas a sus casas.
Abarcará 22.3 kilómetros de longitud.
Abarcará 22.3 kilómetros de longitud. (Antonio López)

Propietarios de establecimientos comerciales ubicados sobre la avenida Primero de Mayo en el municipio de Ecatepec, colocaron vinilonas y carteles en rechazo a las obras de la Línea II del Mexibús que correrá de Las Américas en esta demarcación, a la comunidad de Chilpan, en Tultitlán, al considerar que serán afectados en sus actividades, al igual que en las de los vecinos.

Los inconformes reactivaron su malestar luego de casi cuatro meses desde que se reanudaron los trabajos de 40 estaciones de esa línea, que abarcará 22.3 kilómetros de longitud, transportará a alrededor de 200 mil usuarios en forma cotidiana mediante 92 vehículos y provocará que cerca de 40 mil unidades que actualmente prestan el servicio dejen de hacerlo, sobre todo por la vía López Portillo.

En ese tramo habían suspendido los trabajos ante las dificultades técnicas para desarrollarlos, particularmente por lo estrecho del espacio.

Esa es una de las razones por las cuales los vecinos y dueños de comercios volvieron a manifestar rechazo a las obras, colocando lonas y carteles en sus casas y negocios con leyendas como "el Mexibús es un peligro", "No al Mexibús en la Primero de Mayo", etcétera.

Varios habitantes afirmaron que este transporte articulado significará un espacio todavía menor para los transeúntes con la reducción de las banquetas, afectaciones a sus viviendas por los bloqueos de los accesos a las mismas y, además, tendrán que pagar más por trasladarse a los lugares donde llevan a cabo sus actividades cotidianas, esto a pesar de que las autoridades estatales anunciaron que pagarán una tarifa diferenciada de cinco, seis y siete pesos, según el recorrido del usuario.

Por su lado, los dueños de locales afirmaron que con estas obras, 50 establecimientos que vienen operando desde hace más de 20 años están en peligro de cerrar, sobre todo aquellos cuyos clientes deben estacionar su vehículo sobre el arroyo de la avenida Primero de Mayo para comprar o recibir atención.

Indicaron que en el mejor de los casos, verán una sensible reducción en sus ventas y en la prestación de servicio.

Tanto residentes como locatarios previeron un aumento en el conflicto vial en la zona, y mencionaron que las autoridades, tanto locales como estatales, ya están enteradas de su inconformidad y han dialogado con varios representantes de esas instancias para que busquen una alternativa; sin embrago estas conversaciones no han dado resultado y han sido ignorados.

Está previsto que la Línea II del Mexibús entre en operaciones a partir de marzo próximo, según información de la autoridad estatal.