Recesión afecta al sector de la vivienda

La consultoría Aregional señala que existe un crecimiento en el rubro de la remodelación y autoconstrucción.

Monterrey

El sector de la edificación residencial en México atraviesa una etapa de recesión económica, lo cual es producto de un ambiente de desaceleración en el consumo de bienes y servicios, menor confianza del productor y consumidor, caída en la inversión y el empleo, señala un reporte elaborado por la consultoría Aregional.

En el entorno prevalece una mayor demanda por vivienda usada que por vivienda nueva, además un crecimiento en el rubro de la remodelación y autoconstrucción.

De igual forma, a medida que se incrementan los créditos vencidos, también se observa una desaceleración de los créditos a la vivienda total y vigente, tendencia que continua en este año (2014).

En el primer trimestre del año, los créditos a la vivienda vigentes, crecieron 8.8 por ciento (2.0 puntos porcentuales menos que el mismo periodo de 2013), en tanto que os créditos vencidos crecieron 22.0 por ciento, al pasar en promedio de 14 mil 500 en el primer trimestre del 2013 a 17 mil 703 a principios del presente año.

Sin embargo, la consultoría Aregional asegura que a pesar del significativo aumento de los créditos vencidos a la vivienda, esto no constituyen un grave riesgo para el actual sistema financiero, ya que representan menos del 5.0 por ciento del total de la cartera total de crédito a la vivienda, además de que actualmente el 50.0 por ciento de la cartera vencida se encuentra respaldada por reservas que evitarían cualquier colapso.

Adicionalmente a este contexto, la caída del PIB en la edificación residencial también responde a la menor demanda de vivienda nueva, como resultado de una mayor adquisición de vivienda usada, remodelación y autoconstrucción por parte de la población, lo que en buena medida refleja la necesidad de los consumidores por acceder a infraestructura y servicios que los desarrollos habitacionales horizontales en zonas conurbadas no ofrecen en su totalidad.

De acuerdo con información de Aregional, la desaceleración del consumo y el empleo durante el 2013, el consumo privado de bienes creció 2.5 por ciento, 2.2 puntos porcentuales menos que en el 2012; de igual forma, la menor demanda de vivienda nueva incidió negativamente en el dinamismo del empleo del sector de la edificación residencial, el cual cayó -8.0 por ciento, profundizándose en relación a 2012.

En tanto, la caída en la inversión ante la menor confianza del productor y la contención del auge de la construcción de vivienda nueva conllevaron a que la formación bruta de capital fijo (FBCF) del sector de la edificación residencial cayera -5.0 por ciento durante el 2013.

La consultoría Aregional resaltó que durante 2012-2013, se observó una desaceleración en la demanda de vivienda nueva, ante el cambio de patrón de las preferencias del consumidor por adquirir vivienda usada, remodelar o autoconstruir en terreno propio.

Aunado a lo anterior, se experimentó menores subsidios a la vivienda. Es decir, los subsidios otorgados a la Comisión Nacional de Vivienda pasaron de 7.4 mil millones de pesos en 2012 a 5.8 mil millones de pesos en 2013, lo que representó una caída de 21.5 por ciento; a su vez, esto provocó que la población con acceso a un crédito gracias a los subsidios pasara de 63.0 por ciento de los derechohabientes a 24.0 por ciento, hecho que disminuyó la capacidad crediticia, la venta de vivienda y por tanto, los ingresos de los consorcios de la construcción.